Algunos aspectos relevantes de los coágulos en la menstruación

Algunos aspectos relevantes de los coágulos en la menstruación

La menstruación con coágulos es un fenómeno que le ocurre a buena parte de las mujeres. A veces, puede resultar impresionante, capaz de sembrar dudas sobre la buena salud de nuestro aparato reproductor, pero te tenemos una buena noticia: no hay motivos para alarmarse.

Sólo es conveniente consultar con nuestro médico acerca de este síntoma cuando viene acompañado de fuertes dolores u otras molestias. A continuación, te explicaremos todos los aspectos sobre este incidente, para proporcionarte una perspectiva más clara de su causa original y cómo proceder ante su manifestación.

¿Qué son esos coágulos de sangre en mi período?

Debes entender ciertos aspectos de tu biología reproductiva antes de saber cuál es la procedencia de la sangre coagulada.

El comportamiento de nuestro útero

Tu aparato reproductor se prepara constantemente para la posible concepción de la nueva vida. Ante la perspectiva de un embarazo, las paredes de nuestro útero sufren y, conforme avanza el ciclo menstrual, una serie de cambios lo hacen más propicio para contener en sí mismo al feto. Pueden engrosarse los tejidos, como parte de este proceso.

Cuando no hay fecundación

shutterstock.com

Cuando no hay fecundación

Los tejidos nuevos encargados de revestir las paredes del útero comienzan a separarse paulatinamente, si la concepción no se lleva a cabo. Si te has preguntado alguna vez qué es la menstruación, pues se trata del desprendimiento de esta materia inutilizada en el ciclo reproductivo.

Una respuesta perfectamente normal

Si te preguntas alarmada por qué se coagula la sangre, puedes estar tranquila, es un proceso normal, el cual es perfectamente observable en otras circunstancias. Por ejemplo, al sufrir heridas o lesiones profundas en la piel, en determinado tiempo se forma el coágulo, evitando así una hemorragia. Con los fluidos menstruales ocurre un proceso similar, diferenciándose de los anteriormente descritos en la ausencia de un completo endurecimiento, pues sus masas sanguinolentas son suaves y flexibles.

El anticoagulante de nuestro útero

El fluido menstrual debe ser líquido para ser expulsado correctamente de nuestro organismo. No obstante, los efectos anticoagulantes característicos del útero comienzan a perderse si hay presencia abundante de flujo, es entonces cuando notas la presencia de coágulos menstruales muy grandes o pequeños, dependiendo de cuán prolífica sea tu actividad uterina.

Dependerá de los tipos de menstruación

shutterstock.com

Dependerá de los tipos de menstruación

Las mujeres capaces de menstruar en cantidades importantes de seguro han convivido con este tipo de coagulaciones toda su vida, es un fenómeno normal por la abundancia de fluidos producida por el útero. Aquellas pacientes caracterizadas por el poco sangrado menstrual, muy rara vez lo notarán.

Al dormir se producen más

¿Te has preguntado alguna vez por qué salen coágulos en la menstruación durante las horas de la noche? Mientras dormimos, el fluido menstrual se hace más denso, por lo tanto, es más propicia la formación de estas aglomeraciones. También suelen ocurrir cuando permaneces sentada por mucho tiempo.

Algunos aspectos de la menstruación con sangre coagulada

Desde luego hay ciertos escenarios favorables a la aparición de estas aglomeraciones durante nuestro período. Factores como la falta de ciertos minerales o los desórdenes hormonales, influyen. 

Insuficiencia de hierro

Este mineral cumple un papel muy importante en el ciclo menstrual. Cuando presentas un período de flujo abundante, es normal la disminución de los niveles de hierro en la sangre.

Gracias a este componente, el útero produce su anticoagulante natural, pero sin él, es posible el desarrollo de la llamada anemia ferropénica, la cual incrementa las posibilidades de una menstruación con coágulos pequeños. 

A sabiendas de esto, es aconsejable hacer un seguimiento constante de las características de tu período, así como mantener tus niveles de vitaminas y minerales en óptimas condiciones. No descartes un problema sanguíneo, como la posible actividad excesiva de tus plaquetas y, en consecuencia, la disminución de los efectos anticoagulantes uterinos.

 Desórdenes hormonales

shutterstock.com

Desórdenes hormonales

Cuando ocurren ligeros desequilibrios entre el estrógeno y la progesterona, un período con coágulos se vuelve más latente. Las posibilidades del surgimiento de estas aglomeraciones se incrementa en etapas como la adolescencia, antes de la menopausia y luego del parto.

Abortos involuntarios

Es un escenario lamentable, pero podría suceder. Para aquellas mujeres dispuestas a concebir, la aparición repentina de un coágulo de tonalidad amarillenta o grisácea, podría ser más bien un aborto involuntario y no un problema menor. En estos casos, la visita al médico se hace imperiosa.

Endometriosis

Esta enfermedad afecta a algunas mujeres y, de no ser tratada a tiempo, puede tener consecuencias importantes. Consiste en la formación de un tejido muy denso dentro y fuera de las paredes del útero y otros órganos del sistema reproductor femenino, ocasionando ciclos menstruales muy dolorosos. 

Un posible engrosamiento de nuestro endometrio también es responsable de la aparición de estas masas. A mayor cantidad de tejido en el revestimiento uterino, mayores serán los fragmentos que se desprendan durante el ciclo menstrual.

La presencia de punzadas agudas, espasmos y otros malestares siempre son una causa justificada para acudir a una consulta ginecológica. 

Enfermedades ginecológicas

shutterstock.com

Enfermedades ginecológicas

No está demás descartar la presencia de un mal mayor con un experto, en especial si tienes períodos incapacitantes o caracterizados por mucho dolor.

Inflamación pélvica

Conocida también como enfermedad inflamatoria pélvica, está caracterizada por un intenso malestar abdominal. Suele estar acompañada de aglomeraciones sanguíneas en los fluidos menstruales.

Enfermedades bacterianas

Hay patógenos muy agresivos con el sistema reproductor femenino, los cuales atacan el cuello uterino, así como el resto de los órganos relacionados. Debes estar atenta a estas posibles infecciones bacterianas.

Dolor constante

Por lo general, este síntoma ocasiona el mayor porcentaje de consultas ginecológicas. Ante las molestias agudas, siempre es bueno visitar a un médico para someterse a una evaluación completa, sólo así podrás descartar la presencia de quistes, miomas y otras irregularidades.    

¿Estos coágulos son normales?

Si tus fluidos son abundantes y no sientes otro síntoma, sí, son normales. La fibrina es el tejido sanguíneo integrante de estas masas sanguinolentas, surgidas como consecuencia de un proceso coagulante en tu cuerpo, con el cual se evita un sangrado excesivo y el curso de posibles hemorragias.

Algunas preguntas frecuentes

shutterstock.com

Algunas preguntas frecuentes

Es normal alterarse al ver la aparición, por primera vez, de estas aglomeraciones. A continuación podrás encontrar respuesta ante algunas de tus principales inquietudes, pero debes saber que la última palabra siempre recae en un especialista, luego de haber realizado la evaluación médica necesaria.

¿Qué es un coágulo y por qué aparece en mi período?

Es el resultado de un proceso coagulante y preventivo. Todas las mujeres han pasado alguna vez en su vida por esta circunstancia y sus características varían de una persona a la otra. Algunas de estas masas pueden medir de 4 a 5 milímetros y su densidad está supeditada al flujo menstrual de cada paciente.

¿Son la causa del dolor?

Las masas sanguinolentas no son las responsables de esta molestia. Sin embargo, son el resultado de un flujo muy abundante y denso, el cual sí interfiere en ciertos síntomas menstruales.

¿Es posible evitarlos?

No existe un método definido para aminorar estas masas, pero una alimentación saludable ayuda a prevenirlos, además de aportar otros beneficios. Una dieta rica en alimentos con bioflavonoides puede ser una gran solución, así como supervisar nuestra ingesta de minerales esenciales, como el hierro.

¿El mioma puede ser el responsable?

shutterstock.com

¿El mioma puede ser el responsable?

Hay altas probabilidades de que sea así. Tanto los miomas como los quistes favorecen la creación de coágulos, no obstante, no son la causa definitiva. 

¿Es favorable al embarazo?

Estas aglomeraciones no interfieren para nada en la concepción. De hecho, al ser consecuencia del flujo abundante, podríamos pensar que estamos en presencia de una biología favorable y fértil, caso contrario el de la poca menstruación.

Si eres de las mujeres que presenta este problema y te preguntas por qué me baja muy poco sangrado en mi menstruación, debes acudir a una consulta ginecológica. Podría tratarse de un trastorno hormonal, responsable de afectar directamente tu fertilidad.

Para disipar todas tus dudas y estar segura de la plena salud de tu sistema reproductor, recuerda acudir a evaluaciones ginecológicas completas al menos un par de veces al año. En caso de síntomas severos, lo más aconsejable es consultar a un especialista cuanto antes.

Artículo siguiente