9 síntomas de la inflamación de las amígdalas y remedios caseros para desinflamarlas

9 síntomas de la inflamación de las amígdalas y remedios caseros para desinflamarlas

Una enfermedad común: las anginas inflamadas

Una enfermedad común: las anginas inflamadas

www.shutterstock.com

Cuando tienes amigdalitis, hasta beber agua es imposible. Si para los adultos es así, para los niños es mucho peor. Lidiar con la inflamación y sus síntomas se hace especialmente difícil en ellos, quienes dejan de comer y permanecen irritables todo el día.

Mientras esperas para ir al médico, puedes encontrar a la mano remedios caseros para las anginas, que ayudarán a atenuar e incluso eliminar los síntomas de esta enfermedad muy recurrente en temporada de invierno.

Las amígdalas y por qué se inflaman

Las amígdalas y por qué se inflaman

www.shutterstock.com

Las llamamos tonsilas, agallas, anginas o amígdalas y son órganos del sistema linfático, ubicados en la entrada de la laringe con el fin de proteger a nuestro cuerpo de bacterias y virus, que entran por la boca o la nariz.

Esto se realiza por medio de anticuerpos afincados en la superficie de las anginas, que impiden la entrada de los microorganismos extraños y producen sustancias genéticas que activan respuestas inmunológicas a estos seres en todo el cuerpo. Esta función disminuye pasados los 16 años aproximadamente.

Es justo por esta labor de escudo cumplida, que las amígdalas son propensas a inflamarse con los virus y bacterias retenidas en su tejido.

¿Qué es la amigdalitis?

Es un proceso inflamatorio desarrollado en las tonsilas, una afección muy recurrente entre los niños mayores de 2 años, provocado por virus o bacterias y con frecuencia está relacionado con la faringitis, causada por el estreptococo y la mononucleosis. 

La amigdalitis viral es de corta duración y generalmente afecta a niños menores de 5 años. Por el contrario, la bacteriana suele tener una mayor duración y requiere de antibióticos para su tratamiento, siendo más frecuente en el rango de edades de entre 5 y 16 años.

Sus síntomas

Los síntomas más frecuentes de amígdalas inflamadas son: 

  • Fiebre. 
  • Anginas grandes y dolorosas. 
  • Dificultad para tragar alimentos sólidos y líquidos. 
  • Dolor de cabeza.
  • Malestar general. 
  • Mal aliento.
  • Ronquera. 
  • Pus. 
  • Cuando se complican, afectan también al oído.

Faringitis

Por afectar la misma zona, la faringitis y la amigdalitis pueden ser confundidas por quienes las padecen, pero a diferencia de la inflamación en las amígdalas, que también puede ser causada por virus, esta enfermedad es originada por la intrusión del estreptococo.

Síntomas de la faringitis

Síntomas de la faringitis

www.shutterstock.com

Aunque en algunas ocasiones se encuentran relacionadas, es importante poder diferenciar entre esta enfermedad y una inflamación de las anginas, porque cada una tiene diferentes causas y tratamientos. Así, los síntomas de la faringitis son los siguientes:

  • Fiebre igual o mayor a 39°C. 
  • Inflamación de los ganglios. 
  • Secreción nasal, en ocasiones sanguinolenta. 
  • Pus.
  • En niños pequeños se da también dolor en el estómago.

Molestias congénitas en la garganta

Hay también otras afecciones usualmente tomadas por una amigdalitis, como es el caso de las molestias congénitas en la garganta, relacionadas al tamaño de las tonsilas, las cuales en algunas ocasiones son demasiado grandes (hipertrofia) o, por el contrario, extremadamente pequeñas (atrofia), ocasionando problemas para tragar, voz nasal y dificultades respiratorias. La solución a unas anginas grandes es una cirugía en la que se extraen estos órganos.

Estos los síntomas más difíciles de unas amígdalas inflamadas

Los peores síntomas que hacen de la amigdalitis una de las enfermedades comunes más complicadas son los siguientes, debes prestar atención para evitar un avance en la afección y la generación de otros males.

Es difícil de tragar

Es difícil de tragar

www.shutterstock.com

Una infección en las anginas produce hinchazón y se cierra el pase a cualquier elemento proveniente desde la boca o nariz hacia la faringe, incluyendo comida, agua o, en los peores casos, aire. En algunas ocasiones, debido a esta dificultad, la enfermedad se puede complicar con deshidratación y disminución de peso.

Fiebre

La fiebre es un síntoma variante en la amigdalitis, si se trata de una infección viral, la temperatura alcanza hasta los 39°C. En tanto, en una infección de naturaleza bacteriana, la calentura supera normalmente esa cifra.

Dolor de garganta

La garganta, durante un proceso de anginas inflamadas, suele sentirse bastante seca y dolorosa por un período mayor a las 48 horas.

Dolor en el oído

La boca, nariz y oído comparten los mismos conductos internos, así, la afección en uno de estos órganos puede dañar también a otro. Este es el caso de la amigdalitis y el dolor de oído, cuando ya la infección ha alcanzado este sistema.

Fatiga

El malestar y fatiga del cuerpo se apoderan de quienes padecen este mal, como consecuencia de la fiebre, deshidratación y poca ingesta de alimentos.

Remedios caseros para la garganta inflamada

Es indispensable, ante la sospecha de una afección en las amígdalas, acudir con urgencia al médico, sobre todo si quien la padece es un niño. Paralelamente, prepara estos remedios caseros para la garganta cerrada, benéficos para ayudar a sobrellevar la enfermedad.

Ajo

Ajo

www.shutterstock.com

El sabor no es muy agradable, pero es bastante efectivo, por sus propiedades antibióticas.

Ingredientes:

  • 1 diente de ajo.

Modo de preparación:

Lo puedes tragar entero, con ayuda de un vaso de agua, si aún te es posible deglutir alimentos sin dificultad. De no ser así, la alternativa es licuarlo y tomar una cucharada de puré de ajo. Consúmelo a diario, en ayunas.

Gárgaras con limón y bicarbonato de sodio

De estos dos ingredientes aprovecharemos sus propiedades antibacterianas.

Ingredientes:

  • Jugo de 1 limón; 
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio; 
  • 1 vaso de agua.

Modo de preparación

Mezcla todo en un recipiente y úsalo como colutorio cinco veces diarias.

Gárgaras con limón y sal

La sal, aparte de su propiedad antibacteriana, tiene la capacidad de sanar las anginas ulceradas, aliviando molestias.

Ingredientes:

  • 1 cucharada de sal; 
  • Jugo de 1 limón; 
  • 1 vaso de agua.

Modo de preparación

Pon todos los ingredientes en un vaso y revuelve hasta disolver la sal. Haz enjuagues con este líquido durante cinco veces, por cinco días.

Gárgaras de manzanilla y salvia

Gárgaras de manzanilla y salvia

www.shutterstock.com

La manzanilla es analgésica, la salvia también, pero además es antiséptica, lo que ayudaa disminuir el dolor y la inflamación.

Ingredientes:

  • 15 g. de manzanilla; 
  • 15 hojas de salvia; 
  • 1 litro de agua.

Modo de preparación

Prepara una infusión con los tres ingredientes y espera 10 minutos. Luego cuela y, estando tibia, bébela cuatro veces, cada día.

Gárgaras de orégano

Eficaz contra la inflamación, el orégano también es antiséptico e impide que bacterias y virus aniden.

Ingredientes:

  • ½ cucharada de orégano; 
  • 1 taza de agua.

Modo de preparación

Hierve ambos ingredientes juntos, cierne y, una vez tibio, enjuágate la boca con el líquido.

Gárgaras de romero

Sirven para desinflamar, por sus propiedades antibióticas y analgésicas.

Ingredientes:

  • 2 tallos de romero;
  • 2 cucharaditas de miel; 
  • ½ taza de vino.

Modo de preparación

En una olla pon todos los ingredientes y hierve. Cuela y entibia. Luego, utiliza como colutorio tres veces al día.

Jengibre y propóleo

Jengibre y propóleo

www.shutterstock.com

Si preguntas qué es bueno para las anginas en los niños, este jarabe une el propóleo como antibiótico con el jengibre y sus propiedades antiinflamatorias, junto con la suavidad y dulzura de la miel resulta muy apropiado para tratar la amigdalitis.

Ingredientes:

  • 1 cucharadita de extracto de propóleo; 
  • 1 cucharadita de jengibre en polvo; 
  • 1 taza de miel.

Modo de preparación

Lleva a fuego por dos minutos, en una cacerola, los ingredientes previamente mezclados. Después, enfría y pon la mezcla en un frasco de vidrio. Guárdala en la despensa y dale a los niños una cucharada en la noche. Si el remedio es para personas adultas, la dosis es dos cucharadas al día.

Zumo de piña 

Por la vitamina C de la piña, el jugo de este fruto puede resultar bastante efectivo contra las bacterias y virus causantes de esta afección.

Ingredientes:

  • 2 rodajas de piña; 
  • 3 gotas de propóleo;
  • ½ litro de agua; 
  • Miel.

Modo de preparación

Prepara como un jugo convencional, procesando todo en la licuadora. Luego consume.

Gárgaras de limón y pimienta 

El limón y sus propiedades antibacterianas, esta vez combinado con las antiinflamatorias de la pimienta de Cayena o roja, resulta beneficioso para las anginas crónicas.

Gárgaras de limón y pimienta

www.shutterstock.com

Ingredientes: 

  • 1 cucharada de jugo de limón; 
  • 1 pizca de pimienta roja; 
  • 1 cucharada de sal; 
  • 125 ml. de agua tibia.

Modo de preparación 

Toma todos los ingredientes y colócalos en un vaso, mezcla y a continuación enjuágate con esto.

Té de frutas 

No serán propiamente las frutas, sino sus hojas las utilizadas en este caso, explotando al máximo sus beneficios para aliviar la garganta inflamada.

Ingredientes: 

  • 3 hojas de maracuyá o parchita molidas; 
  • 1 taza de agua.

Modo de preparación

Infusiona, cuela y agrega miel al gusto. Lo puedes beber de dos a cuatro veces en el día.

Zumo de fresa 

Las anginas infectadas pueden curarse con un sencillo zumo de fresa y esto es debido a las grandes cantidades de vitamina C que posee esta fruta; esta sustancia, como sabemos, es ideal para luchar contra la amigdalitis.

Ingredientes: 

  • ½ taza de fresas; 
  • 1 cucharada de miel; 
  • 1/2 vaso de agua.

Modo de preparación 

Usa la licuadora para preparar el jugo y sirve con una frecuencia de tres a cuatro veces cada día.

Prevención del dolor de garganta 

Si es un virus la raíz de las amígdalas inflamadas, puede transmitirse por vía área, por lo tanto, la mejor recomendación es mantener los ambientes ventilados para evitar su concentración en una habitación, especialmente si hay niños.

En cambio, si la enfermedad es causada por el estreptococo, lo mejor será cuidarse de tener contacto directo con las personas infectadas con la bacteria.

Prevención del dolor de garganta

www.shutterstock.com

Un par de recomendaciones válidas para ambos casos es mantener los hábitos de limpieza diarios y, en el caso de encontrarse enfermo, evitar ir al trabajo o la escuela, para no contagiar a otros.

inflamación de las amígdalas y remedios caseros

shutterstock.com/wnews

Últimos tres artículos sobre temas similares:

  1. ¿Cómo tratar las lesiones solares con remedios caseros? Las mejores recetas que salvarán la piel y aliviarán el dolor insoportable
  2. Cómo bajar los triglicéridos de forma natural
  3. Cómo quitar la tos seca: los remedios caseros más sencillos
Artículo siguiente