8 peligrosos síntomas que pueden indicar el cáncer de mama, pero casi nadie les presta atención

8 peligrosos síntomas que pueden indicar el cáncer de mama, pero casi nadie les presta atención

¿Con frecuencia revisas si tienes grumos en los senos?
Esa no es la única manera de descartar el cáncer de mamas. Debes observar cómo se ven y se sienten normalmente, para determinar cualquier cambio.
Mantente alerta a estas 8 señales de la enfermedad.




Si bien es normal que busquemos un bulto duro en su interior, ya que ese es el síntoma más frecuente de la patología, también debemos estar pendientes de otras manifestaciones.
Preocúpate si notas un quiste que no es característico del proceso menstrual y que se palpa tan firme como una semilla de limón. Puede que esté lleno de líquido y sea inofensivo, pero podría tratarse de una forma sólida que amerita estudio.

1- Descargas inesperadas

Si no estás embarazada o en la etapa de lactancia, es inusual que chorrees algún tipo de fluido por tus mamas, ya sea de color rojo o verde.

Solicita asistencia médica con prontitud para evaluar si existe un problema.

2- Variaciones en la piel: escamosa o inflamada

Se supone que conoces como nadie tus senos. No te quedes callada si aprecias que, de un momento para otro, la piel se torna escamosa o inflamada.

También es posible que luzca enrojecida, con arrugas o un sarpullido extraño.

3- Hinchazón y dolor

Es habitual que los especialistas afirmen que si duele generalmente no es cáncer. Sin embargo, hay tumoraciones que dependiendo del lugar donde estén ubicadas y su tamaño, pueden ocasionar severas molestias.

¿No está esperando un bebé? ¿Ya pasó la menstruación? ¿Dejaste de amamantar hace tiempo? Entonces, no tiene razones para experimentar malestar en los senos. Busca una explicación.

4 - Pezón hundido 

¿Luego del desarrollo tu pezón quedó retraído? No tiene por qué inquietarte.

Ahora, si con el paso del tiempo el pezón comienza a hundirse algo puede estar pasando.

En ciertos casos, los tumores tiran el pezón hacia adentro a medida que se desarrollan.

 

5- Venas pronunciadas

Cuando los vasos sanguíneos se acentúan es porque la persona aumentó de peso o está en plena lactancia materna.

Si esto ocurre muy cerca de la clavícula y además coincide con la hinchazón de un brazo, es el momento de pedir que un experto realice una evaluación.

 

6- Variación de tamaño con respecto al otro

Durante la lactancia materna, los senos experimentan modificaciones y es natural que, de acuerdo a la producción de leche, una mama se vea más grande que la otra o más caída.

Pero si después que finaliza esta etapa la apariencia se mantiene, puede ser la manifestación de un cáncer de seno.

 

7- Llagas

El cáncer de mama puede llegar al punto de romper la piel y desencadenar en una herida abierta. También es factible que se presente mal olor.

 

8- Costra en el pezón

La presencia de este síntoma puede ser reflejo de una afección cutánea inofensiva o del cáncer de mama.

Ocurre cuando las células cancerosas se acumulan, creando una costra roja o blanca que duele y no desaparece.

 

¡Ya lo sabes! No solo los bultos duros son indicativos de cáncer en tus pechos. ¡Atenta!

¡Bonus! Vídeo: ¿Cómo afecta el esperma al peso de la chica? 

  1.  Cómo posponer la menstruación y eliminar esta "enfermedad" mensual femenina sin dañar la salud 
  2.  Nido de avispas en la vagina: una nueva tendencia para rejuvenecer y estrechar los genitales  
  3.  Dile adiós a los piojos! Consejos para eliminar las liendres de forma efectiva 
Artículo siguiente