Todo lo que debemos considerar del hipo en bebés

Todo lo que debemos considerar del hipo en bebés

Cuando somos padres primerizos, estamos muy atentos a cada pequeño detalle de nuestro bebé y ante la primera situación considerada rara por nosotros, los llevamos de inmediato al médico. Una de esas circunstancias, suelen ser los episodios de hipo. Así, para los pediatras, es muy recurrente ver llegar a mamás y papás preocupados porque sus pequeños hipan sin parar.

Es comprensible la preocupación generada por este tipo de cosas, porque estamos aprendiendo a cuidar de alguien externo a nosotros, el cual, aparte, no es capaz de comunicar apropiadamente lo que siente. Pero, para ayudarte a dilucidar por qué se produce el hipo y cómo lidiar con él, te damos toda la información que tenemos al respecto.

¿Qué es el hipo?

¿Qué es el hipo?

shutterstock.com

Antes de decirte cómo quitar el hipo, debes entender de qué se trata ese característico sobresalto sonoro en el cuerpo de cualquier persona. El hipo o singulto es un espasmo involuntario de un músculo ubicado dentro de la caja toráxica llamado diafragma. Este tiene la función de contraerse y expandirse durante el proceso de respiración. 

Al contraerse el diafragma tan repentinamente, el movimiento causa el ingreso brusco del aire, cerrando la glotis repentinamente y haciendo vibrar las cuerdas vocales, dando lugar al peculiar sonido del hipo.

Clasificación del hipo, según el tiempo de duración

Dado que el hipo puede ser tan sólo una señal de algún tipo de irritación o, en el peor de los casos, síntoma de una enfermedad más complicada, es necesario hacer una clasificación a partir de la duración de los episodios.

Te la mostraremos a continuación para ayudarte a decidir si llevar o no a tu bebé al médico.

  • El hipo es considerado agudo, si su ocurrencia no se extiende a más de dos días. 
  • Si sobrepasa las 48 horas y los eventos (constantes o frecuentes) duran hasta un mes, se le puede llamar persistente.
  • Los episodios de hipo con una extensión más allá de los 30 días, se denominan intratables o incoercibles.

Es importante recordar estos datos, si estás pensando en llevar a un bebé a consulta con un profesional, pues le ayudarán a determinar la gravedad del caso.

¿Por qué se produce el hipo en los bebés?

La dificultad que supone para los padres el singulto en sus bebés radica en la imposibilidad de saber con certeza si está sufriendo con esto o no, de ahí se deriva la necesidad de saber qué causa el hipo, para considerar un tratamiento adecuado.

Inmadurez del sistema nervioso

Inmadurez del sistema nervioso

shutterstock.com

Esta es la causa más frecuente y benigna, se considera muy normal que un recién nacido, bebés y niños tengan con cierta regularidad hipo, porque teniendo en cuenta que el sistema nervioso se encuentra aún en desarrollo, todavía no es suficientemente capaz de controlar todos los impulsos nerviosos causantes del movimiento en el ser humano. De esta manera, en cuanto las personas vamos creciendo, el singulto, en consecuencia, va disminuyendo. 

Inmadurez del sistema digestivo

Inmadurez del sistema digestivo

shutterstock.com

Igual que en el caso del sistema nervioso, el aparato digestivo durante la infancia aún no se encuentra al pleno en sus capacidades, por lo que es relativamente fácil que exista irritación por algún proceso alimenticio incompleto o mal desarrollado. Esto combinado con factores como los que nombraremos aquí, pueden hacer propicia la aparición del hipo. 

Distensión del estómago

Distensión del estómago

shutterstock.com

La distensión o hinchazón abdominal se origina por el ingreso de aire al estómago, cuando un bebé se alimenta demasiado rápido o en abundancia. 

Problemas para agarrar el pezón

Problemas para agarrar el pezón

shutterstock.com

Cuando los bebés son demasiado chicos, están aprendiendo a agarrar el pezón para alimentarse, y eso puede causar el ingreso de aire muy frecuentemente. 

Uso de chupetes

Uso de chupetes

shutterstock.com

En general, los pediatras no se ponen de acuerdo sobre su uso, algunos lo consideran un utensilio innecesario e, incluso, nocivo para la salud del bebé; otros creen puede generar ciertos beneficios. Lo cierto es que para los casos de hipo, el uso de chupete es desaconsejado. Pero si de todas maneras prefieres usarlo, lo recomendable es buscar uno fisiológicamente adaptado para el bebé, así evitas complicaciones.

Cambios en la temperatura gástrica y corporal

Cambios en la temperatura gástrica y corporal

shutterstock.com

Los cambios de temperatura intempestivos al comer alimentos demasiado calientes o fríos, también irritan el diafragma y dan lugar al hipo. Por eso es recomendable, si lo alimentas con papillas o fórmulas lácteas calcular bien su temperatura.

Tetinas inadecuadas

Tetinas inadecuadas

shutterstock.com

Si tu bebé toma fórmula láctea o tu propia leche cuando vas al trabajo o algún otro lugar, es importante fijarte meticulosamente en el estado del biberón, su limpieza y el estado de la tetina, algunas veces los huecos son demasiado grandes o, por acción de los dientes del propio bebé, se han roto, permitiendo el paso del líquido en cantidad abundante y también del aire. Del mismo modo, es posible que los agujeros sean demasiado pequeños, requiriendo un esfuerzo innecesario del bebé. 

Reflujo gastroesofágico

Reflujo gastroesofágico

shutterstock.com

Las náuseas y vómitos constantes se denominan reflujo gastroesofágico, y están causados por fórmulas lácteas inadecuadas, la acumulación de gases y la comida abundante. Es algo muy frecuente en bebés y también origina hipo.

Ansiedad o estrés emocional

Ansiedad o estrés emocional

shutterstock.com

El llanto constante y la ansiedad por comer también inflaman el diafragma. Es aconsejable calmar al bebé cuando llore, darle de comer regularmente y evitar situaciones de estrés como la ausencia prolongada de la madre, quien, además de cuidarlo, lo alimenta.

Cómo prevenir el hipo en los bebés

Cómo prevenir el hipo en los bebés

shutterstock.com

Si, bien, el hipo en bebés es una situación recurrente y hasta normal, mientras no supere los dos días, hay algunas cosas que puedes hacer para disminuir su frecuencia: 

  • Dale de comer en pequeñas cantidades pero más veces, haz descansos, para evitar que el bebé tome demasiada leche o comida y se le hinche el estómago.
  • Durante el embarazo, es necesario preparar el pezón de la madre para hacerle más fácil al niño su adherencia cuando lacte. Puedes buscar ejercicios en Internet o pedirle consejo al obstetra para hacerlos tú misma o en compañía de tu pareja.
  • Vigila el tipo de chupete y compra uno adecuado fisiológicamente. 
  • Calcula bien la temperatura de la comida del bebé. No debe pasar los 37 °C, para esto hay termómetros y utensilios que pueden ayudarte a tener claro si le estás dando comida muy caliente o fría.  
  • También evita recalentar la comida en el microondas, no sólo por la desigualdad con que calienta los alimentos, sino porque la comida guardada ya no se encuentra en el mejor estado.

  • Es aconsejable comprar tetinas especiales para evitar los gases y estar pendientes de su buen estado.
  • Fíjate si tu bebé es intolerante al contenido de algunas fórmulas lácteas, consulta con el pediatra la posibilidad de cambiarla.
  • Calma al bebé antes de comer, y evita una espera larga para la comida, así no tragará aire ni comerá con demasiada fruición.
  • Asegúrate de ayudarlo a expulsar bien los gases, manteniéndolo por media hora en posición vertical después de comer y haciéndoles masajes en la espalda en forma circular. 

¿Cómo quitarle el hipo a un bebé?

¿Cómo quitarle el hipo a un bebé?

shutterstock.com

Existen ciertos medicamentos para el hipo, orientados a paliar algunas de sus causas, como analgésicos, corticoides, ansiolíticos y antiácidos, entre otros. Sin embargo, para los bebés no es recomendable su uso, a menos que el médico haya establecido orígenes más graves de este síntoma y haya hecho una prescripción al respecto. 

No obstante, ante la necesidad de muchos padres de conocer remedios para quitar el hipo, las personas han tejido diversas tradiciones con ese propósito. Los profesionales no se encuentran en desacuerdo con su uso, aunque no haya constancia de su efectividad.

Algunos remedios para el hipo a utilizar en casa son los siguientes:

  • Cámbialo de posición si le sucede cuando está alimentándose, la mejor es la vertical, manténlo de ese modo mientras dure el episodio.
  • Hazle masajes en la espalda para que elimine los gases.
  • También puedes hacer que estornude, tocándole ligeramente la nariz.
  • Dale agua y procura que no tome aire también en el proceso.

En qué casos acudir al médico

En qué casos acudir al médico

shutterstock.com

Aunque la mayoría de casos de hipo son benignos y no generan dolor, hay ocasiones en las que es recomendable acudir al médico para una evaluación completa de sus causas y prescriba remedios científicos para el hipo. Éstas son las situaciones:

  • Si el episodio supera los dos días de duración.
  • Si hay dificultad para comer.
  • Si el bebé ha adelgazado.
  • Si, además, se presentan otros síntomas como vómitos, fiebre, insomnio y llanto excesivo.
Artículo siguiente