Música para bailar en tu boda

Música para bailar en tu boda

Los planificadores de bodas saben de sobra cómo llevar la minuciosa lista de cada detalle de la ceremonia. Si has decidido preparar por ti misma este maravilloso evento, debes colocar en tu cronograma de asuntos a resolver la mejor música con la cual amenizarás el acontecimiento.

Algunas parejas contratan los servicios de músicos o pequeños ensambles orquestales. Por lo general, esta suele ser una idea sublime y adecuada en los actos eclesiásticos o civiles que anteceden el festejo, pero se hace insuficiente cuando, finalizado el banquete, tus invitados tienen ganas de bailar.

Llegado ese momento, es bueno tener a mano la selección de canciones para bailar, pues no debes pasar por alto que la celebración de tu matrimonio muy seguramente se convierta en un evento largo; además, se subdivide en diversas etapas y debes estar preparada para afrontar cada una de ellas con la musicalización indicada.

Elige el mejor fondo para la boda

No imaginas cuántas parejas olvidan por completo pensar con suficiente tiempo en la música instrumental romántica que les gustaría escuchar durante la celebración de su unión marital. Algunos podrían catalogarlo de irrelevante, pero, a decir verdad, posee enorme importancia.

Tarta nupcial

unsplash.com

Basta hacer un ejercicio de imaginación para entenderlo: no querrás sentir cómo la atmósfera de tu boda se transforma en un ambiente ordinario, donde no se escucha otra cosa más que las voces y comentarios de los invitados. La selección de las mejores canciones aportará magia y emotividad a cada minuto.

Música para fiestas

Recuerda: no se trata de seleccionar música de fiesta cualquiera. Una boda tiene un trasfondo de festejo, desde luego, pero también cuenta la historia de amor de la pareja protagónica, hay un escenario emotivo y de mucha sensibilidad. Por si fuera poco, como en cualquier ceremonia, consta de etapas, las cuales deben estar bien diferenciadas.

Las etapas musicales de la ceremonia

Esta selección se ajusta al formato de la unión, si es civil o religiosa. En el primero de los casos, puede haber algunas limitantes con respecto a la música, pues de por sí el acto civil no se extiende por más de 30 minutos y algunas veces debes obtener la autorización de musicalizar.

En las uniones religiosas, las canciones poseen, indiscutiblemente, más protagonismo. Hay que tener un repertorio al acompañar cada etapa:

  • La entrada del novio o preludio.
  • La entrada de la novia, el momento de mayor relevancia.
  • Las lecturas.
  • Ofertorio.
  • Comunión.
  • Firma de los novios.
  • Salida de los novios.

Boda eclesiástica

unsplash.com

La ceremonia religiosa

Es un momento solemne, por eso muchas personas deciden escoger piezas clásicas de gran sutileza y belleza. Los cuartetos y la música coral se ajustan bastante bien a estas interpretaciones.

  • “Ave María”, de Schubert.
  • “Las cuatro estaciones”, de Vivaldi (la primavera).
  • “Aria Suite en Re”, de Bach.
  • “Alleluia”, de Haendel.
  • “Serenade”, de Schubert.
  • “Serenata nocturna”, de Mozart.

Entrada de los novios y banquete

Durante este momento del evento, la selección musical pasa a ser, definitivamente, más personal. Este acompañamiento está sujeto a varios aspectos: si se trata o no de una celebración temática; si los padres de los novios o los padrinos de la boda desean sorprender a la pareja con su tema de amor o cualquier canción vinculada a su historia; o si los novios desean sorprenderse entre sí.

Más allá de las afinidades y de los gustos personales, es aconsejable cualquiera de estas opciones:

  • “Libertango”, de Piazzola.
  • “Concierto de aranjuez”, de Paco de Lucía.
  • “I Will Always Love You”, de Whitney Houston.
  • “The moment”, de Kenny G.
  • “Smooth”, de Santana.
  • “Sweetest Thing”, de U2.

La ceremonia civil

Este tipo de eventos siempre conlleva limitaciones, pues dependerá del lugar en el cual se realice la unión. Si es en un lugar privado, donde todos los presentes puedan sentirse a sus anchas, las libertades musicales son mayores. Se recomienda no escoger un repertorio muy amplio, pues es una ceremonia más bien breve.

  • “Unchained Melody”, de Righteous Brothers.
  • “La vida es bella”, de Piovani.
  • “Love Story”, de Lai.
  • “My Heart Will Go On”, de Celine Dion.
  • “Imagine”, de John Lennon.

Banquete de bodas

unsplash.com

Llegada de los invitados

Al recibir a tus invitados en el lugar del evento, deberás contar con la lista más extensa de canciones, pues algunas personas suelen llegar con suficiente anticipación, para no perderse un solo detalle.

Siempre es bueno contar con la ayuda de alguien al supervisar la musicalización de este momento. Lo más aconsejable es escoger canciones modernas o temas extraídos de bandas sonoras románticas, preferiblemente reconocibles por la audiencia.

  • “Strangers In The Night”, de Kaempfert.
  • “Just The Way You Are”, de Bruno Mars.
  • “For The Love Of a Princess”, de la banda sonora de Braveheart.
  • “All By Myself”, de Celine Dion.

  • “What You’re Made Of”, de Lucie Silvas.
  • “Up Where You Belong”, de Joe Cocker & Jennifer Warnes.

Llegada del novio

Es el momento que marca el inicio de la ceremonia y, en este preciso instante, ya comienzan las selecciones más emotivas y personales. Incluso si cuentas con músicos en vivo, la novia puede solicitar una interpretación dedicada a él, como una versión de su canción favorita. También puedes añadir alguna de estas opciones:

  • “Hornpipe”, de Haendel.
  • “She”, de Elvis Costello.
  • “The Ludlows”, de James Horner (Banda Sonora de Legends Of The Fall).
  • “Love Is All Around”, de Wet Wet Wet (Banda Sonora de Step By Step).
  • “O son do ar”, de Luar Na Lubre.

 Llegada de la novia

unsplash.com

Llegada de la novia

Es el momento cumbre de la ceremonia. Si se trata de una celebración clásica, es bastante probable que en este instante suenen piezas inmortales, las cuales haga a la audiencia estremecerse. También es válido la selección íntima, donde el novio quiera sorprender a su futura esposa usando un tema sensible, relacionado con su historia romántica.

  • “Marcha nupcial”, de Felix Mendelssohn.
  • “Canon en Re Mayor”, de Pachelbel.
  • “May It Be”, de Enya.
  • “Against All Odds”, de Phil Collins.
  • “Adagio”, de Albinoni.

El momento de las alianzas

Es un momento muy sublime de la celebración. Lo más usual en estos casos, si no se cuenta con la interpretación de músicos orquestales o miembros de un coro, es emplear clásicos inmortales, para dar una atmósfera adecuada al momento. Sensible y llena de emotividad, pero a la vez solemne y elevada.

  • “Serenata”, de Haydn.
  • “Canticorum”, de Haendel.
  • “Intermezzo Cavalleria Rusticana”, de Masgani.
  • “Panis Angelicus”, de Franck.
  • “Marcha del príncipe de Dinamarca”, de Clarke.

Entre lecturas

Suele ser un momento emotivo, dependiendo de los textos escogidos por los cónyuges para compartir con la audiencia. En ciertos casos se incluyen poemas y otros escritos especiales, en los cuales se ratifica el amor y la importancia de la unión matrimonial. Hay muchos temas especiales en este momento, pero de ser posible, escoge opciones instrumentales y así no dispersar la atención del público.

  • “Claro de Luna”, de Beethoven.
  • “I’m Forrest Gump”, de Allan Silvestri (Banda Sonora de Forrest Gump).

  • “The Cider House Rules”, The Oscar Hollywood Films.
  • “I Had a Farm in Africa”, de John Barry (Banda Sonora de Out of Africa).
  • “Il Postino Poeta”, de Luis Bacalov (Banda Sonora de Il Postino).

Boda eclesiástica

unsplash.com

Durante la firma del acta matrimonial

Los clásicos son muy buenos llegado el momento decisivo:

  • “Arioso”, de Bach.
  • “Hallelujah”, de Rufus Wainwright.
  • “Moon River”, de Henry Mancini.
  • “Imagine”, de John Lennon.
  • “Cinema Paradiso”, de Double Zero Orchestra (Banda Sonora de Cinema Paradiso).

Salida de los novios

Este es uno de los instantes de máxima alegría. Los invitados se reúnen en torno a los recién casados para la breve despedida, hasta que vuelvan a encontrarse en la recepción. Desde luego se escoge un repertorio muy especial, más ameno, el cual sirva de telón de fondo a la consagración de un amor, capaz de trascender a una nueva etapa.

  • “Marcha nupcial”, de Wagner (un clásico imposible de olvidar).
  • “La Réjouissance”, de Haendel.
  • “All Of Me”, de John Legend.
  • “At The Beginning”, de Richard Marx & Donna Lewis.
  • “Viva la vida”, de Coldplay.

Canciones para amenizar la boda

Tras la ceremonia y el banquete, tus invitados seguramente estarán un poco adormilados, así, pues, ha llegado el momento de escoger algo de música instrumental alegre, subir los ánimos y encender el ambiente festivo.

Fiesta

unsplash.com

Tras la comida, los discursos y las bromas, suelen hacer los novios un primer baile, dando inicio oficialmente a la larga noche de celebración. Como ocurre en otros instantes de este día memorable, suele usarse una balada romántica significativa para ambos, la cual puede finalizar en esa divertida mezcla, en la cual se incluyan hasta canciones de los 80, como invitación a toda la audiencia a la diversión.

Además de la música de los 80, hay gran cantidad de temas, especialmente de género pop, ideales durante el festejo:

  • “Bad Liar”, de Selena Gómez.
  • “Can’t Stop The Feeling”, de Justin Timberlake.
  • “Time Of Our Lives”, de Pitbull.
  • “On The Floor”, de Jennifer López.
  • “Valió la Pena”, de Marc Anthony.
  • “Bailando”, de Enrique Iglesias.
  • “La Bicicleta”, de Shakira y Carlos Vives.

Últimos tres artículos sobre temas similares:

  1. Los ramos de novia más originales
  2. Consejos y Sugerencias de cómo hacer un discurso para una boda
  3. Bodas de oro: ¿cuáles son los regalos de padres para una boda de oro?
Artículo siguiente