Hombre de 61 años deja a su esposa y sus dos hijos por una muñeca de plástico

Hombre de 61 años deja a su esposa y sus dos hijos por una muñeca de plástico

El amor puede encontrarse en las formas más diversas e inesperadas, o al menos esto es lo que nos muestra Senji Nakajami, un empresario japonés de 60 años, que luego de una vida en familia ha decidido emprender una nueva relación con su muñeca de plástico.


Saori (así se llama la muñeca) de Nagano, donde originalmente vivía, a Tokio, donde consigue un mejor ambiente para compartir con su adorada.


Al ser interrogado sobre las razones por las que terminó compartiendo su vida con un ser inanimado, Senji responde que Saori no está pendiente sólo del dinero, como el resto de los seres humanos. Saori requiere cuidados y atención, pero retribuye a Senji con una compañía fiel y sincera. En palabras de Senji, ha podido llevar una relación profunda y rica con su muñeca.



Desde que Senji vive con Saori, le pasea diariamente, le compra vestidos y pelucas con las que le hace sentir bien.


Las muñecas de amor, como también se les llama, son fabricadas principalmente en China, y son muy comunes en Japón, donde su precio ronda alrededor de los 400 dólares. Uno de los eslogans más repetidos por los fabricantes es “una vez que un hombre tenga una, no querrá de nuevo una real”. En el caso de Senji, parecen haber dado en el clavo.


¡Bonus! Vídeo: Nunca es tarde para empezar por sí mismo, muestra amor y atención a los demás



Artículo siguiente