Transgénero Alba dijo cómo era: soñar con la fama del fútbol, pero al mismo tiempo tener miedo de salir a la calle

Transgénero Alba dijo cómo era: soñar con la fama del fútbol, pero al mismo tiempo tener miedo de salir a la calle

Alba cambió su vida por completo durante el verano del año pasado cuando se sometió a cirugía para dejar a Álvaro en otro plano y tener un nuevo comienzo.

A sus 32 años, Alba que se ha dedicado por años al fútbol, se presentó en las instalaciones del hospital Ramón y Cajal y finalmente cambió el rumbo de su vida.

Alba ya sufría esas semanas las consecuencias del procedimiento hormonal que había empezado en marzo de 2017. La combinación de estrógenos junto a la baja de testosterona, ocasionó un reajuste de la masa corporal. Y es que la carga de pastillas que debía ingerir a diario, incluían un total de cinco pastillas diarias. En palabras de la joven “Estaba reventada internamente”.

Afortunadamente, logró su cometido siendo hoy en día la primera mujer transgénero del futbol español.

La joven dice estar consciente que la suma de todos esos cambios bajo tratamientos químicos, acortará su vida, pero según relató en una entrevista al diario “El Mundo”, no llevar a cabo una transformación, le hacía más infeliz y restaba más tiempo de calidad del que todos pueden suponer.

Del quirófano al futbol, ahora sus compañeras tienen el sexo justo que Alba interiorizó desde los nueve años.

En un principio Alba jugaba en la última jerarquía del futbol masculino, ya estaba en la tercera división. Sin embargo, luego del cambio de sexo comenzó sus investigaciones acerca de un equipo de futbol femenino consiguiendo uno muy cerca de casa, “Las Rozas”.

“Fui a verlas jugar una tarde y le dije al entrenador que era Alba, una chica transgénero, y que me gustaría entrenar con ellas”. Luego de unas pruebas, la aceptaron.

La intención de Alba al entrar en ese equipo era practicar, mantenerse cerca de aquello que le apasiona. No obstante, había llegado el momento de los amistosos y visto que el público no reaccionaba de forma adversa ante su condición, le dio ánimos para seguir participando en cada evento.

Pero, con el paso del tiempo, las demás jugadoras comenzaron a verse amenazadas y las manifestaciones de rechazo no se hicieron esperar.

Ha jugado en Tercera, con hombres, y se nota mucho, pero es lo que hay”; “No debería jugar con nosotras”. Son algunas de las notas que Alba recuerda.

La nota graciosa y hasta cargada de sarcasmo de Alba llegó cuando explotó un buen día mencionando “Si fuera gordita y mala, nadie diría nada”.

Y ciertamente vista la reacción de su círculo, parece estar en lo cierto, el cambio de sexo pasó a un segundo plano, lo más importante ahora era su desempeño en las canchas. 

Alba espera con ansias llegue marzo del 2019 para hacer su cambio de identidad ante la ley, ya que según reza la Ley de Identidad de Género y sexo proclamada en 2007, para obtener su documento de identificación, deben haber transcurrido dos años mínimo de su cambio de sexo.

Por lo pronto Alba se suma al team transgénero que está haciendo ruido en España.

Artículo siguiente