"Siempre me dijo que era una basura, que iba a ser un inútil": Javier Milei habló sobre sus padres tiranos

"Siempre me dijo que era una basura, que iba a ser un inútil": Javier Milei habló sobre sus padres tiranos

El economista argentino Javier Milei dejó impactada a la audiencia durante la transmisión del programa que conduce Luis Novaresio, Debo decir, pero esta vez no fue por sus análisis económicos, sino por sus confesiones personales.

Todo el público quedó sorprendido al escuchar los relatos de Milei sobre los maltratos de los que fue víctima, y que fueron infringidos por sus padres. Se trató de daños tanto físico como psicológicos, recibidos sobre todo cuando era pequeño, y luego cuando estudió en la universidad.  

Milei reveló: "De chico había maltrato físico, y estamos hablando de una persona de 1.90, no eran palizas normales. Después cuando estudiaba siempre fue despectivo para mi carrera, siempre me dijo que era una basura, que me iba a morir de hambre, que iba a ser un inútil".

Javier también confesó que mientras estudiaba en la Universidad de Belgrano la carrera para ser economista, sus padres hacían las cosas más difíciles para que él no saliera bien. También detalló que el apoyo fue escaso, ya que no creían en él, pero nada de esto fue un impedimento para que se graduara con un promedio alto y hoy fuese exitoso.

El economista afirmó: "Todas esas palizas que yo recibía cuando era chico hacen que hoy no le tenga miedo a nada… Cuando viene una situación de alto estrés donde todos están asustados y nadie sabe qué hacer, yo resuelvo como si nada".

Además de esos detalles, Milei también comentó que han transcurrido ocho años y no tiene comunicación con sus padres, así como afirmó que, para él, sus padres no existen. Durante el programa fue interrogado con la pregunta_ "¿Y si te están viendo ahora en la tele…?", a lo que Milei contestó: "Me importa un rábano".


Vale destacar que la tendencia, generalmente, es la de considerar que los hijos son los problemáticos, pero existen muchos casos en los que son los padres quienes son abusivos con sus hijos como, por ejemplo, cuando estos padecen algún trastorno de la denominada tríada oscura (narcisismo, maquiavelismo y psicopatía –DPT-), los cuales son manipuladores y nada empáticos, por lo que suelen causar mucho daño.

De acuerdo a lo afirmado por la psicólogo y especialista en estas enfermedades, Perpetua Neo, este tipo de padres jamás pueden sentir amor hacia sus hijos. Ella afirma: "Narcisistas, psicópatas y sociópatas no tienen un sentido de empatía, no lo hacen y no desarrollarán un sentido de empatía, por lo que nunca pueden amar a nadie… Los DTP tienden a ver a los niños como una extensión de ellos mismos y una posesión".

Esto significa que este tipo de personas jamás pueden amar siquiera a sus propios hijos, puesto que carecen del instinto para darles protección, entonces los hijos se convierten en verdaderas víctimas silenciosas de distintos tipos de abuso.

Artículo siguiente