Luego de 15 años Miquel Barceló revive a Fausto

Luego de 15 años Miquel Barceló revive a Fausto

Luego de quince años tras afrontar el difícil reto con La Divina Comedia de Dante, regresa a la palestra con una nueva propuesta con Fausto de Goethe.

Sin lugar a dudas ambos son retos, pero es bien sabido que Miquel Barceló es un caballero de armas tomar. En alguna oportunidad la reconocida escritora Dore Ashton le insistía en que se arriesgara con Fausto sin embargo, el pintor se veía envuelto en otros proyectos como la decoración de una de las cúpulas de la Organización de Naciones Unidas en Ginebra, o los cuantiosos cuadros que hoy se albergan en galerías tales a la de Elvira González, por lo cual nunca encontraba el tiempo apropiado para hacer honor a Fausto. Pero finalmente el tiempo ha llegado y le ha dedicado el espacio que merece la obra.

Miquel que se identifica con Fausto por su insatisfacción continua o tal vez con las aguerridas ganas de conseguir un conocimiento ilimitado, o quizás por el amor eterno que profesaba, lo cierto es que se ve reflejado en el erudito alemán; estaba ansioso por ilustrarlo. “Hago demasiadas exposiciones, pero los libros nunca son suficientes”, indicó Barceló En el Instituto Goethe de Madrid cuando presentaba el primero de dos tomos de Fausto.

El libro es una edición de Galaxia Gutenberg y está disponible en las principales librerías en alemán y español. El siguiente tomo saldrá al mercado en otoño del próximo año según los planes.

El viaje hacia este ejemplar, comenzó 25 años atrás cuando Miquel visitó una exposición en Paris y se propuso algún día ilustrar el clásico alemán que terminó de surgir en la India cuando vía redes sociales, Barceló le enviara las primeras ilustraciones al editor Joan Tarrida.

En total el libro recoge 72 ilustraciones fascinantes de una acuarela que interpreta los clásicos desde un punto de vista poco convencional.

En opinión del pintor, Fausto está más vivo que nunca entre nosotros, el deseo, poder, la lucha constante entre el bien y el mal, la ausencia de Dios, en fin, la vida son temas que no pasan de moda, por eso es un clásico y ya era hora de hacerle honor.

Miquel que se confiesa un consumidor de libros, mencionó durante el evento que tiene planteados ilustrar unos tantos más como “El Tiempo recobrado” de Proust o “Las Crónicas de Indias” de Bartolomé Casas. Nunca serán suficientes y mientras pueda dar vida a otros clásicos lo hará, esa es su misión según expuso.

Artículo siguiente