"La práctica trokosi me robó mi infancia": Una niña fue esclavizada para pagar los “delitos” de su familia

"La práctica trokosi me robó mi infancia": Una niña fue esclavizada para pagar los “delitos” de su familia

La práctica tiene cientos de años que se viene ejerciendo, y sale a la luz gracias a una sobreviviente. Brigitte Sossou Perenyi relata cómo fue llevada hasta Ghana, cuando era pequeña, con menos de diez años, para ingresar a un sistema que desconocía, llamado Trokosi.

La niña en realidad fue secuestrada y llevada a una especie de santuario en el cual ella serviría como una esclava, en nombre de la religión. Luego de conseguir la libertad, tras pasar 20 años, Brigitte cuenta la manera en que le robaron su infancia.


Con la práctica llamada Trokosi, las niñas pagan los delitos o pecados que se han cometido en su familia. En el caso de Brigitte, ella debía responder por un tío adúltero, y la esclavitud era de por vida.

Pero no es la única a quien le ocurre, son más de mil niñas a quienes su infancia les es arrebatada. No todas obtienen su libertad, de hecho, casi ninguna. Sólo Brigitte ha podido conseguirla y regresar a África en la búsqueda de su familia.

Las niñas que sirven en ese santuario religioso no obtienen ningún tipo de remuneración a cambio, así como tampoco expresan su consentimiento, sino que son raptadas, aunque la familia o el clan bien podría hacer estado de acuerdo, ya que consideran que las pequeñas sirven a los dioses, o están casadas con ellos en dicho santuario.

En el caso de que una pequeña huya, o se muera, entonces es sustituida por otra niña. Así, sus infancias son robadas. En muchas familias –por un solo delito- pueden sufrir este tipo de servidumbre hasta tres y cuatro niñas.

Esta práctica se encuentra al margen de la ley, y tiene una pena de tres años en prisión, pero aún así continúa.

Brigitte había perdido hasta su nombre. Por suerte, ella pudo recuperar su libertad y conseguir un padre adoptivo, quien inclusive viajó para ayudar a rescatarla y la llevó a Norteamérica.

Artículo siguiente