Exposición controvertida: los visitantes pueden ser "ejecutados" por manos del jefe de ISIS, que murió en 2015

Exposición controvertida: los visitantes pueden ser "ejecutados" por manos del jefe de ISIS, que murió en 2015

Durante los días 6 al 9 de septiembre, tuvo lugar el Festival de arte, música y tecnología creativa gogbot, esto en su edición número 15.

Gotbot es un festival donde el uso de la tecnología se vuelve el protagonista en diferentes expresiones artísticas como: novedosos robots, caricaturas de famosos haciendo alusión a su afectación del entorno, talento musical de acompañamiento, obras de arte incluso retratos y es justo allí donde ha llamado la atención este año por la propuesta de Anne Bothmer, uno de los estudiantes quien preparó un cuadro al mejor estilo de “tómese una foto como recuerdo de este lugar”, donde el retratado posa al lado de Jihadi John, uno de los terroristas del Estado Islámico ISIS. 

La controversial propuesta deja ver a Jihadi John en un tamaño desproporcionado respecto a la supuesta víctima, en este caso el acosador se muestra superior al acosado, absolutamente cubierto con un traje negro y portando una cuchilla en su mano izquierda. Para el caso del acosado o la víctima, refleja una vestidura en el distintivo tono naranja; en cuanto al rostro contempla un agujero a la altura de la cara de tal manera que aquella persona que quisiera posar, podría simplemente posarse detrás del cuadro y personificar la víctima.

Durante una larga temporada las imágenes de Jihadi John recorrieron el mundo al exhibir las cintas que enviaba el estado islámico cortando la cabeza de sus secuestrados, en virtud a ello, el temor y rechazo se conjugaron y conformaron el sentimiento que a la mayoría despertó el personaje; inspirado en todo esos sentimientos y muchas veces en la poca atención brindada a lo ocurrido con las víctimas, Anne Bothmer,  una joven de 22 años decidió alzar la voz y hacer un llamado de reflexión con su obra que lleva por nombre “Dolor fantasma”.

"Como espectadores de estos ataques, no queremos experimentarlos, pero queremos ser parte de ellos. El tono general de los mensajes que se producen después amplía el sentimiento de victimización colectiva de los ciudadanos europeos", señaló la artista.

"Sin embargo, sólo hubo unos pocos que estuvieron realmente presentes en los ataques, y el resto de Europa sólo los percibió a través de imágenes cinematográficas", con eso cerró su nota.

La bizarra exhibición se viralizó en un santiamén, sacudiendo la opinión pública con repudio en línea general hacia la obra, tanto que varias personalidades de partidos políticos de la ciudad donde se exhibía, reclamaron la retirada de la obra del recinto.

Artículo siguiente