En Río de Janeiro, un incendio destruyó 20 millones de obras de arte

En Río de Janeiro, un incendio destruyó 20 millones de obras de arte

Un incendio, cuyas causas son desconocidas, ha consumido cientos de años de historia y de conocimiento de la humanidad. El hecho ocurrió en Brasil, en el Museo Nacional de Río de Janeiro. El motivo del incendio, ocurrido el domingo a las 19:30, está siendo investigado. 

El museo tenía en su haber más de veinte millones de obras de arte, con una data de hace doscientos años. De acuerdo a las declaraciones que se tienen hasta el momento, en su interior sólo estaban cuatro vigilantes, y el incendio inició luego de haber sido cerrado para las visitas, por lo que no se ha contabilizado ningún herido.

El hecho representa una escena de luto para el país, y para el mundo. Las pérdidas son imposibles de calcular, tanto en valor económico, como en trabajo y conocimiento, tal como señaló Michel Temer, el Presidente de Brasil, en su cuenta de Twitter.

La magnitud de la tragedia es inconcebible, porque no sólo representaba la historia del país, sino del mundo. El museo es parte de la Universidad Federal de Río de Janeiro, y nació en 1818. Lamentablemente, y a pesar de su relevancia para el mundo, tenía años sin recibir ningún tipo de financiamiento o apoyo económico.

Algunas de sus obras eran únicas, e incluían huesos, momias y utensilios que eran de la época precolombina. Además, dentro de este museo estaba la biblioteca científica más grande de Brasil. Sólo en sus piezas arqueológicas habían más de cien mil objetos de distintas civilizaciones, tanto de América, como de Europa e incluso de África. Las fechas iniciaban desde la era paleolítica hasta el siglo XIX.

Algunas de sus piezas de incalculable valor

Este catastrófico desastre para el mundo implica la pérdida de objetos inestimables en su valor, tales como, el esqueleto de Luzia, hallado en la cueva de Lapa, Vermelha.

Eran los huesos de una mujer de hace, por lo menos, 11.400 años, lo cual los convertía en los restos primitivos más antiguos en todo el continente americano. Luzia era una de las piezas que recibía más visitas en el museo.

Entre las pérdidas de mayor valor también se encontraban más de setecientas piezas egipcias que estaban en América Latina. No sólo era la colección más grande, sino también la de data más antigua.

Las piezas habían sido traídas de Marsella y pertenecían a un explorador de Italia, llamado Giovanni Battista Belzoni. La colección tenía momias humanas, así como de animales.

De igual modo, este museo tenía fósiles de animales y plantas, de Brasil y de muchas partes del mundo, además de contar con una de las colecciones arqueológicas más grandes de Latinoamérica.

Fueron más de setecientas cincuenta piezas de diferentes civilizaciones las que se perdieron, tales como la etrusca, griega y romana.

Muchos de estos vestigios pertenecieron a la Emperatriz Teresa Cristina, y a la hermana de Napoleón Bonaparte, la Reina Carolina Murat. Sin duda, ha sido una tragedia inigualable para la humanidad.

Artículo siguiente