En Chile, la iglesia destituyó a un cura por estar implicado en casos de abusos sexuales a niños

En Chile, la iglesia destituyó a un cura por estar implicado en casos de abusos sexuales a niños

El cura, destituido del sacerdocio bajo acusaciones de pedofilia, responde al nombre de Cristián Precht, y el Papa Francisco ha dicho que la sentencia no puede ser apelada, por lo que Precht no podrá ejercer más como sacerdote, según un informe emitido desde la Sede del Arzobispado en Santiago de Chile.

En el año 2012, específicamente en el mes de diciembre, se pudieron confirmar las acusaciones que se habían levantado con Precht por casos de abuso sexual. Los abusos los cometió contra varones cuyas edades oscilaban entre los quince y los treinta y cinco años.

Una vez que la Santa Sede obtuvo las pruebas decidió suspender al cura de todas sus funciones sacerdotales por un período de cinco años. La decisión surgió luego de un procedimiento administrativo penal que realizó el Vaticano en su contra, y determinó que, efectivamente, existieron conductas de abuso, tanto con menores como con mayores de edad.

Las indagaciones ya tenían tiempo de hacer sido iniciadas. Fue exactamente en el año 2011 cuando comenzaron formalmente las investigaciones, luego de una denuncia escandalosa en la que acusaban a Precth de haber abusado de un psicólogo de veintinueve años de edad, quien terminó quitándose la vida en los años noventa.

Las acusaciones por abuso que la Iglesia Católica recibió contra Pretch no fueron pocas.  Existían más de veinte testimonios en su contra. Pretch, quien era conocido por muchas personas tras haberse declarado defensor de los derechos humanos en el período de la dictadura de Pinochet era en realidad un abusador de niños.

Han sido muchos los escándalos sobre abuso sexual que han surgido en contra de miembros de la Iglesia Católica. Últimamente, ha llegado la luz de la verdad a esclarecer secretos oscuros, después de que muchas víctimas tuvieron coraje y se pronunciaron, dando esto lugar a que se formaran acusaciones formales.

Recientemente, otra víctima, de nombre Mathias Katsch, también hizo público su testimonio sobre los abusos que sufrió en un colegio jesuita en Berlín, y esto hizo que se levantara un informe cuyas conclusiones eran aterradoras: casi cuatro mil menores habían sido abusados en las últimas décadas, tan sólo en el país de Alemania.  A nivel mundial, las cifras serían mucho más terroríficas.

Artículo siguiente