El hijo del legendario Julio Iglesias habló sobre las burlas que sufrió cuando era niño

El hijo del legendario Julio Iglesias habló sobre las burlas que sufrió cuando era niño

Desde que Javier Sánchez Santos estudiaba en la escuela ya sufría las consecuencias de ser “el hijo ilegítimo” de Julio Iglesias.

Aunque Javier es hijo del cantante español de mayor renombre en la historia del país, este no reconoció a Sánchez desde un principio, a pesar que no se trataba de confiar en la palabra de la madre sino de someterse a una prueba científica que validara la información. Esto llevó al joven desde muy pequeño a vivir en medio de disputas y señalamientos en vez de disfrutar un poco de los beneficios que recibiera su padre.

Sánchez cuenta que la historia de su fama inició en los años 90 cuando su madre introdujera la demanda al cantante de “Lo Mejor de tu vida”. Desde entonces inició una batalla en los tribunales que se pensó terminada, sin embargo, el juez de Valencia José Miguel Bort ha reabierto el caso y en esta oportunidad pareciera que si se viene una sentencia definitiva.

Hoy Javier ya tiene 42 años, aún no ha logrado salir del barrio conflictivo en el que ha crecido desde su infancia, de hecho, comentó que no le resulta ajeno encontrarse alguien en la calle siendo asaltado a plena luz del día.

Compara su vida en su localidad con “The Warriors” por la mezcla de razas que se conjugan y tienen un violento convivir, en su caso entre gitanos, inmigrantes de Andalucía, Castilla-La Mancha y Extremadura en su mayoría.

A pesar de esas condiciones recuerda con nostalgia sus trabajos con su madre, la ex bailarina María Edité Santos. Disfrutaba del contacto con el público. Lastimosamente cuando su rostro se volvió conocido, los atacantes se ensañan contra estas personas asumiendo que llevaban dinero. “No es bonito ser famoso y pobre” afirmó Javier.


En 1992 luego de la sentencia que confirmaba a Javier como hijo de Julio Iglesias, llegaron de nuevo las confusiones, su padre por su parte no quiso presentarse en el magistrado, pero la historia es otra hoy en día y puede que la suerte comience a jugar de su lado con el nuevo proceso judicial.

Artículo siguiente