El consumo de productos lácteos podría alargar la vida, según un estudio

El consumo de productos lácteos podría alargar la vida, según un estudio

Una investigación, llevada a cabo en más de veinte países y que analizó los hábitos alimenticios en más de cien mil personas, reveló que quienes consumen más productos lácteos tienen menos probabilidades de padecer problemas coronarios y, por tanto, podrían alargar su vida.

Sin embargo, los médicos todavía no terminan de apostar por un consumo mínimo de la leche y sus derivados, pese a los resultados del estudio, ya que desde hace mucho tiempo se ha considerado que estos productos aumentan el colesterol y con ello las enfermedades del corazón, que son una de las primeras causas de muerte.

Esta creencia había llevado a los médicos a recomendar su consumo solamente en presentaciones semidescremadas, o totalmente descremadas, pero esta investigación coloca en duda estas afirmaciones, considerando que consumir leche entera está vinculado con una buena salud coronaria.

queso rebanado

pixabay.com

Dicha investigación viene recopilando información desde hace casi una década, lo cual podría llevar a concluir que sus resultados son confiables, y que mientras se consuma mayor cantidad de leche menores serán las probabilidades de morir por enfermedades cardiovasculares.

Mahshid Dehghan, la experta adscrita a la Universidad McMaster (Canadá) que lideró el estudio, afirmó que "hay muchos factores que intervienen en los patrones de consumo, ya que la cultura alimenticia es diferente entre los países”, pero agregó que “no importa el país donde mires, siempre vemos la misma tendencia”.

Entre quienes consumen más productos lácteos se encuentran los europeos, seguido por los estadounidenses, los latinoamericanos y habitantes de Oriente Próximo, a diferencia de otros países como China, o las personas del sudeste asiático que consumen menor cantidad.

una vaca

usda.gov

Lo más interesante del estudio es que se pudo demostrar que la leche entera más bien protege al ser humano, ya que no sólo contiene las grasas capaces de aumentar los niveles de colesterol, sino que también aporta vitaminas, como la K1 y k2, además de aminoácidos y probióticos. Pero, este estudio aún tiene algunas limitaciones, por lo que es más recomendable seguir las sugerencias médicas tradicionales de disminuir la ingesta excesiva de productos lácteos, por lo menos hasta que las conclusiones sean más fuertes.

Artículo siguiente