A la edad de 70 años, dejó este mundo la exministra de Cultura Carmen Alborch

A la edad de 70 años, dejó este mundo la exministra de Cultura Carmen Alborch

Cuando se anunció el fallecimiento de Carmen Alborch el día de ayer, la noticia resultó trágica y es que la activista valenciana marcó una huella positiva en los avances sociales y culturales sobre todo en el ámbito del feminismo español.

La última vez que le fue visto en un evento público a la profesora Alborch fue durante la celebración del día de la Comunidad Valenciana, el pasado 9 de octubre, día en el que fue condecorada como Generalitat. En esa oportunidad la escritora alzaba su voz nuevamente en favor del feminismo aseverando que debía considerarse “Patrimonio de la Humanidad”.

La profesora Carmen fue la ministra de cultura del gobierno durante el período de 1993 y 1996, aparte de fungir como diputada en tres legislaturas. Asimismo, ejerció como portavoz socialista en el Ayuntamiento de Valencia hasta junio del 2011.

Su currículo es bastante amplio porque si algo la caracterizó fue su lucha inagotable por la defensa de los derechos sociales, en especial de las mujeres, pero, ¿Cuáles fueron los aportes más destacados en su carrera?

La ley contra la violencia de Género

La lucha por la despenalización del aborto, fue uno de los pilares fundamentales que mantuvo presente desde que inició su participación como feminista en la década de los sesenta.

La ex ministra de cultura ingresó en la política en 1987 cuando dejó de lado sus planes de estudio en Nueva York para especializarse en propiedad intelectual tras aceptar la dirección general de cultura.

De esa etapa, algunas personas la tildaron como la "ministra pop" o "ministra Almodóvar". Carmen mencionó en varias oportunidades los cotilleos de pasillo que solían girar en torno a ella cuando aparecía la socialista de melena rojiza.

Su labor siempre giró en pro de la igualdad de hecho la púnica vez que el pulso le tembló y ganaron las emociones fue en 2004 cuando se aprobó la Ley contra la violencia de género, hecho que le hizo llorar de la emoción en pleno Congreso.

El feminismo hecho estética

La profesora que fuera señalada como estrafalaria para algunos, en tendencia otros, moderna en otros casos, en realidad mostraba la libertad no solo en los libros que escribía sino también a través de su forma de vestir. En varias oportunidades la palabra libertad proseguían su descripción ante la elección de guardarropa. Carmen sostuvo la idea que las mujeres debíamos soltarnos las cadenas y los estereotipos sociales, en sus propias palabras mencionó “El feminismo no es un catecismo y cada una lo vive a su modo”.

Su aporte cultural 

Su pasión por la educación y la cultura le condujeron entre otras cosas a convertirse en decana de Facultad con tan solo 37 años, así como la primera ministra en la era democrática. Es bien conocido por todos que existe un antes y después de Carmen Alborch es por eso que también se le conoce como la “Trasgresora cultural”.

Autora de una decena de libros entre los que destacan “Solas: gozos y sombras de una manera de vivir”, “Libres Ciudadanas del Mundo” y el último en su andar “Los placeres de la edad” indicaban que hasta el último instante luchaba por conseguir un mundo mejor donde todos tenemos espacio.

Artículo siguiente