5 ejercicios para evitar el Alzheimer y no perder la capacidad de pensar clara y serenamente en la vejez

5 ejercicios para evitar el Alzheimer y no perder la capacidad de pensar clara y serenamente en la vejez

El Alzheimer es una enfermedad cerebral degenerativa que afecta la mente por la muerte progresiva de las neuronas. Vale destacar que lo más interesante de la enfermedad tal vez no es lo que le ocurre al paciente en sí mismo sino el espectro y alcance del entorno a la persona afectada visto que cambiará el estilo de vida de todo aquel que le acompañe durante el tiempo que dure la enfermedad.

Durante años ha sido asociado solo a la vejez, de hecho, según los datos de la Organización Mundial de la Salud, por muchos años se mantuvo la premisa toda persona luego de los 65 años era propenso a parecer demencia y de esta última entre un 60 y 70% sería catalogado como Alzheimer; lo que en conclusión nos dejaba libres de la enfermedad durante 65 años, ¿cierto?Ahora bien, con el paso de los años y los estudios en profundidad que lleva la Sociedad del Alzheimer, en especial la del Reino Unido, la teoría cambió al comprobar que realmente es posible padecer la enfermedad a partir de los 30 años descartando así la asociación exclusiva con la vejez. 

Estos casos son catalogados como “prematuros”, pero ya no podemos pasarlos por alto.Hoy en el día mundial del Alzheimer queremos dejar algunas sugerencias para evitarlo, recuerde que hasta ahora no se tiene una medicina para eliminarlo, así que podría interesarle:

1. Practique alguna actividad física: bien sea que le agrade bailar, nadar, correr, hacer ejercicios en el gimnasio o simplemente caminar, practíquelo como rutina diaria. Según la revista Journal of Alzheimer´s Dease, la actividad física mejora la salud en forma integral, tanto física como mental, fortaleciendo nuestras neuronas por lo tanto disminuye las posibilidades de padecer la enfermedad.


2. Leer: esta rutina aparte de enriquecer nuestro vocabulario y de agregar información a nuestro “disco duro interno”, nos ayuda a crear conexiones cerebrales fortaleciendo a nuestras amigas las neuronas.


3. Medita: aunque suene sencillo de practicar, quienes lo hacen correctamente, son capaces de centrarse en la respiración y en prestar atención plena de su cuerpo, con estas acciones entre otras, crean un balance en las hormonas de cortisol (hormona del estrés) ayudando a crear el espacio necesario para agregar nueva información en nuestra memoria lo que conlleva a ejercitar el cerebro.


4. Practicar un juego de estrategia: como su nombre lo indica, con estos juegos debemos crear estrategias para lograr nuestro objetivo, ganar a nuestro contrario. Solo al planificar esta acción, nuestras neuronas están haciendo su “Workout”, así que si entre tus hobbies se encuentra jugar ajedrez, barajas, Monopolio, Scrabble, dominó, damas, entre otros, estas un paso más lejos del Alzheimer.


5. Aprende un idioma: cuando estamos estudiando una nueva lengua nuestro cerebro necesita reacomodarse porque ahora va a trasmitir la información a través de un código diferente. Imagina que durante 20 años siempre has estado trabajando para la misma empresa, con básicamente los mismos compañeros, en el mismo entorno y de repente un día te ha tocado cambiar de compañía, ahora tienes nuevos compañeros de trabajo, nuevas rutinas, diferentes maneras de codearte en tu medio; esto es lo que le pasa a tu cerebro cuando aprendes un nuevo idioma; tremendo ejercicio.

Artículo siguiente