Una mujer adopta a dos niños diferentes, pero pronto se entera de que tienen mucho en común

Una mujer adopta a dos niños diferentes, pero pronto se entera de que tienen mucho en común

En la vida suceden cosas tan asombrosas que parecen orquestadas por el mismo Dios. Una mujer que adoptó a dos pequeños bebés, quedó en shock al investigar el origen de cada uno de ellos. Hoy te contamos todos los detalles.


Katie Price, una madre soltera de 30 años, recibió una solicitud de su iglesia local en Colorado para ofrecerse como madre temporal. Ella afirma que al principio, la idea le producía escalofríos, sin embargo no podía sacársela de la cabeza.


En 2015, decidió firmar la solicitud para cuidar de niños con un pasado traumático. Poco después, quiso convertirse en madre a tiempo completo, adoptando a su primer bebé.


Se trataba de un varoncito que había sido abandonado en un hospital. Aparentemente, la madre nunca atendió los anuncios en el periódico ni se acercó al hospital para buscar al pequeño.


Un año después, una trabajadora social le preguntó si estaría dispuesta a adoptar a una niña con cuatro días de nacida. Curiosamente, cuando vio el brazalete de hospital de la niña, notó que el nombre de la madre era el mismo que el de su primer hijo.


Luego, revisó los documentos del hospital y la fecha de nacimiento de la madre también coincidía. De repente, Katie tuvo una corazonada y sospechó que Dios estaba detrás de aquello.


Ella le comentó a una amiga que sus dos bebés posiblemente eran hermanos, pero la mujer le dijo que era imposible. Después de dar con el paradero de la madre, Katie finalmente pudo corroborar sus sospechas: los bebés compartían la misma sangre.


Ahora Katie entiende que Dios desea que estos dos hermanitos no crezcan separados el uno del otro.


Una historia hermosa, ¿no es así? Al conocer estos pequeños milagros, no nos cabe la menor duda de que Dios está detrás de todas las cosas buenas que nos suceden. Quien cree en la casualidad solo se engaña a sí mismo.

Artículo siguiente