Una chica de 18 años decidió dar en adopción a su bebé porque no podía ser mamá, pero le dió un último regalo para el mejor comienzo posible de su nueva vida

Una chica de 18 años decidió dar en adopción a su bebé porque no podía ser mamá, pero le dió un último regalo  para el mejor comienzo posible de su nueva vida

¿De qué cosas podemos ser capaces cuando se trata de dar amor? Para Kaleeny Pysher esto significó dar a su bebé en adopción y brindarle así la vida que ella no podría darle.


Kaleeny salió embarazada a la edad de 18 años, pero ese tipo de situación no era nueva para ella. Su hermana ya había salido embarazada antes, a la edad de 14 y Kaleeny recordó que fueron momentos bastante difíciles.

Ahora, cuando ella se enteró que estaba embarazada, sabía que la idea de ser mamá no podría llevarse a cabo, sobre todo porque la vida de una persona se detiene cuando debe cuidar de alguien más.


La chica tampoco quería que sus padres tuviesen esa responsabilidad económica, dado que habían pasado por eso con su hermana y sabía que no era fácil.

Por fortuna, se enteró que una buena familia estaba en búsqueda de un bebé para adoptar. La futura mamá era allegada a su familia y ella sabía que con ella podría garantizarle a su bebé una vida grandiosa.


Ella supo desde el principio que la nueva mamá sí le podría dar a su bebé mucho amor, educación, y todos los cuidados que ella no podía ofrecerle, así que no dudó en dar el paso final.

Tan pronto dio a luz, colocó la bebé en los brazos de sus nuevos padres para que crearan los vínculos emocionales. Pero ella estuvo cerca para darle la leche, y también le permitieron asistir a cumpleaños y hacer videollamadas con su hija.


La leche que no necesite su hija será donada a un banco para otros niños necesitados.



¿Qué piensas de la valiente decisión de Kaleeny?

Artículo siguiente