¡La gente vio estas fotos inusuales de la oficina de un médico y pensó que pusieron al bebé en una licuadora! ¿Qué hay detrás de estas fotos?

¡La gente vio estas fotos inusuales de la oficina de un médico y pensó que pusieron al bebé en una licuadora! ¿Qué hay detrás de estas fotos?

Recientemente, un usuario de las redes sociales compartió un nuevo método para tomar radiografías a los niños, algo que pareciera más un castigo que un estudio médico.


En esta nueva forma de tomar las radiografías, que se llama, "Pigg-O-Stat", se emplea un artefacto cilíndrico de vidrio que prácticamente aplasta a los adorables niños como se puede observar en las imágenes.


¡No se trata de una broma!, este es un dispositivo diseñado para inmovilizar a los niños, de manera que estos puedan estar quietos al momento de hacerles una radiografía.


Este dispositivo, se ha venido usando desde los años 60, y fue diseñado, especialmente para dejar completamente inmóviles a los inquietos pequeños al momento de hacerles una radiografía.


Según los especialistas, este aparato reduce el riesgo por exposición a los rayos X al momento del escaneo.


Estos aparatos son difíciles de ver, ya que como señala el “Colegio Real de Radiólogos” (Royal College of Radiologists), el “NHS”, como se denomina al dispositivo, solo se emplea cuando es necesario inmovilizar completamente a los niños.


Cuando se trata de radiología pediátrica, a los recién nacidos, se les recuesta en cunas acolchadas que los mantienen quietos, en cambio a los más grandes, se les introducen en este aparato que los mantendrá inmóviles mientras se toman las radiografías.


Para los estudios computarizados en niños mayores, como resonancias magnéticas, se les aplica un sedante para asegurarse que están quietos durante el estudio.

¡Ahora lo cómico del asunto!

Un usuario de Twitter, tomó varias imágenes del uso del dispositivo en el que se puede ver a unos niños nada felices que hicieron el día de los usuarios de la red social al verlas.


Claramente se nota, que los pequeños no están disfrutando el momento de sus estudios radiográficos, los internautas respondieron a la publicación con mensajes como este: “Dios mío, pensé que el pobre bebé estaba en una licuadora, jajajaja”.

Definitivamente a los pequeños no les parece divertido este tipo de método para inmovilizarlos. ¿Quién podría culparlos?

Artículo siguiente