Esta mujer lleva 2 años sin comprar nada a sus hijos y esto provocó una acalorada discusión en redes sociales

Esta mujer lleva 2 años sin comprar nada a sus hijos y esto provocó una acalorada discusión en redes sociales

Katie Musgrave, de 34 años, tomó una decisión bastante radical, de dejar de comprar cosas, ya sean para ella o para Eliza, de 5 años, Ariadne, de 3, y Daniel, de 11 meses, sus hijos, durante un año entero. ¿Dónde está lo sorprendente? Pues que la mujer logró su objetivo, además de mantenerlo consecutivamente durante dos años.


2016 fue el año donde la mujer tomó esta impensable decisión luego de ver cómo había un montón de juguetes que no tenían uso, o ropa y equipos que habían terminado acumulados en el garage de su casa.

Para 2017, la madre quiso sobrepasar su objetivo inicial, por lo que durante todo este año compró solamente artículos justos y necesarios para su existencia y la de sus pequeños, reduciendo al máximo todos sus gastos.


A pesar de unos muy pequeños gastos, la mujer pasó los 365 días del año sin gastar un centavo comprando algo nuevo. Con esta decisión, Katie pudo servir de ayuda para vecinos y familia de la casa.

En el 2017 también nació su último hijo, lo que no significó que debía romper su promesa. Para el momento del nacimiento del pequeño, la mujer ya contaba con un andadero y varios juguetes. En un momento, la madre compró unos calcetines a $7,50 para su suegra, y un nuevo uniforme escolar para la más pequeña ya que había comenzado la escuela.


¡En total pudo ahorrar al menos 1.300 dólares! Y sus gastos totales sumaros 65 dólares al año.

En cuanto a los alimentos y artículos esenciales para la vida diaria, Katie va junto a su familia a tiendas de caridad, ya que ahí encuentran un mejor precio en todo. Pudieron comprar ahí también una casa de muñecas para una de las hijas, camas gemelas y muebles para el cuarto, sillas para la sala y cocina, juego de platos y tazones para la cocina.


La madre dijo que se dieron cuenta de cómo su vida había cambiado al reducir los gastos innecesarios y poniendo un poco de esfuerzo en controlar el dinero que entra y sale de la casa.

Al ver cómo se acumulaban las cosas que sus hijos estaban dejando, Katie comenzó a cambiar su vida, para mejorarla significativamente. También se dio cuenta que otras madres que pasan por una situación similar pueden hacer lo mismo. Mientras atravesaba el año 2017, Katie inició el proyecto llamado One Baby Owner, donde los padres pueden comercializar artículos que sus hijos ya no usan.


Sin lugar a dudas, esta es una decisión inusual y bastante radical, aunque a ella le ayudó bastante. ¿Te atreverías a realizar algo similar? Déjanos saber tu opinión en los comentarios.

Artículo siguiente