Dos niños crecían separados en un orfanato, pero una vez adoptados, resultó que eran hermanos

Dos niños crecían separados en un orfanato, pero una vez adoptados, resultó que eran hermanos

La historia de hoy puede tomarse como una casualidad, coincidencia, destino…

Una joven mujer adopta un par de niños y, al poco tiempo, descubre que ambos son hermanos biológicos.


Katie Page es una joven mujer residenciada en el estado de Colorado, Estados Unidos, de 36 años de edad.

Después de contraer matrimonio, surgieron algunos inconvenientes debido a problemas de fertilidad, lo que a la larga ocasionó que la relación llegase a su fin.


Una vez divorciada y debido a sus problemas para concebir un hijo, decidió que debía tratar de adoptar un niño.

Al principio, Katie realizó la labor de ser madre cuidadora de cuatro niños antes de poder convertirse en madre adoptiva, fue como un tiempo de entrenamiento que la ayudó mucho.


En el mes de abril del año 2017, Katie logró adoptar legalmente a un niño nacido en junio del año 2016.

En la actualidad ese niño lleva por nombre Grayson y tiene algo más de 2 años.


Un mes después de recibir a Grayson en casa, Katie recibió una llamada telefónica del centro de adopciones donde le preguntaban si estaba interesada en adoptar una niña.

Se trataba de una pequeña de días de nacida que había sido abandonada en el centro médico. Sin pensarlo 2 veces, aceptó.


Una vez tramitados los documentos legales, Katie acogió a la nueva integrante de la familia a quien le puso el nombre de Hannah.

Con el paso del tiempo Katie comenzó a notar un gran parecido entre ambos niños. Cada vez el parecido físico era más notable y decidió realizar algunas investigaciones.


Finalmente decidió realizarles una prueba de ADN y quedó sorprendida cuando el resultado confirmó que los niños son hermanos biológicos.

La sorpresa fue inmensa. ¿Cosas del destino? ¿Casualidad? No sabía, pero ciertamente, los niños eran hermanos.


Todo esto permitió a Katie poder adoptar por completo a los dos niños que hoy día forman parte de su grupo familiar.

En la actualidad Grayson tiene dos años y medio y, por su parte, Hannah cumplió un año y medio de edad.

Ahora tiene bajo su cuidado a Jackson, un niño de cinco meses de nacido que espera que próximamente pase a formar parte de la familia.


Sólo una persona de un gran corazón como Katie puede asumir la responsabilidad que significa convertirse en madre adoptiva de tres niños. Muchas más personas deberían tomar a Katie como un ejemplo a seguir.

Artículo siguiente