Una mujer intercambió en secreto el semen de su esposo por el de su amante. Cuando el bebé nació, le hizo creer a su marido que el bebé era suyo

Una mujer intercambió en secreto el semen de su esposo por el de su amante. Cuando el bebé nació, le hizo creer a su marido que el bebé era suyo

Cosas como esta no solo pasan en el cine y la TV, hay mujeres que lo hacen realidad. Una mujer intercambió el semen de su esposo por el de su amante en una sesión de fertilización In Vitro. Cuando el bebé nació, el marido nunca sospechó que era el hijo de otro sujeto.

Una mujer de 38 años, llamada Yana Anokhina, tuvo una aventura de un año con otro hombre, mientras aún estaba casada con su esposo Maxim Anokhin.

Como Yana tenía problemas para quedar embarazada, decidió acudir a una clínica de fertilización para lograrlo. Sin embargo, las cosas en el matrimonio no iban del todo bien.

Durante la fertilización, Yana persuadió a los doctores a cambiar las muestras de semen de su esposo por unas nuevas (las del amante). Ellos aceptaron y el procedimiento fue todo un éxito. Nueve meses después, Maxim se había convertido en un feliz padre.

Sin embargo, la llegada del bebé no fue suficiente para salvar a este matrimonio, que años después terminó con el divorcio. Para vengarse de su marido y herirlo profundamente, Yana le contó toda la verdad.

Al enterarse de la noticia, Maxim abrió un proceso legal en contra de su esposa y de la clínica de fertilización. Hasta ahora ha recibido una compensación por daños que asciende a más de 5 mil dólares.

Maxim afirma:
“Cuando me lo contó apenas podía creerlo… Creí en mi esposa. Confié ciegamente en ella”.

La abogada de Maxim comenta que la clínica de fertilización también tenía el deber de informarle al padre sobre cualquier cambio durante el procedimiento. Lo cual, no hicieron.

Esta mujer declaró:
“De seguro a él también le interesaría saber la identidad del padre biológico de su hijo”.

En cambio, el abogado de Yana se conforma con no emitir declaraciones sobre el caso, ya que obviamente, las pruebas no apuntan en su favor.


Luego de todo este enredo, Maxim se convirtió en padre de un hijo que sí lleva su ADN, con su actual pareja. En declaraciones a los medios dijo:

“Quería que este asunto se hiciera público, para que no siguieran engañando a otros hombres”.

Aunque lo engañaron por muchos años, ahora Maxim está sacándole ingresos extra a todo este asunto. Seguramente si escribe un libro y su propio guión adaptado de película, acumulará dinero suficiente para llevar a su nuevo hijo a la universidad.

¡Bonus! Vídeo: Una madre de 17 años y con siete hijos está buscando esposo


Artículo siguiente