Un hombre pasó 2 meses en las calles y ahora asegura que no dará un centavo más a una persona sin hogar

Un hombre pasó 2 meses en las calles y ahora asegura que no dará un centavo más a una persona sin hogar

En casi todos los países del mundo existen personas que por diferentes circunstancias de la vida habitan las calles de sus ciudades.

Un militar inglés que también es viajero y amante de las aventuras participó en un documental llamado "60 días en la calle" como parte de un experimento.


Este proyecto le pedía que dejara a su familia formada por una esposa y un hijo en un caliente y bello hogar para que por 2 meses de su vida viviera en las calles durante el invierno con nada más que unas prendas de vestir y sin una moneda ni comida.


De esa forma, Ed Stafford, el arriesgado ex capitán británico, descubriría los motivos que llevan a una persona a vivir en tan precarias condiciones y conocer su difícil realidad.


La problemática de las personas de la calle existe en cualquier espacio del mundo, el poco poder monetario o las posibilidades de encontrarlo ha llevado a 320.000 personas a vivir en las calles sólo del Reino Unido.

Sorprendentemente, más de 160 mil de ese total perteneció de alguna manera al ejército británico. Ed, de 43 años, quiso saber por su propia experiencia lo que llevó a todas esas personas a vivir de esa manera.


Ed siempre ha sido un aficionado a las aventuras y los retos, hace algún tiempo caminó más de 6 kilómetros de largo del Amazonas y logró entrar a los Récords Guinness después de aislarse por 2 meses en las Islas Fiji sin comida alguna, ni vestuario, ni herramientas.


Ha contado que en ciertas ocasiones sentía que lo dejaría todo y regresaría a casa, en otras lloraba por cualquier detalle y en otras sentía que podía con eso y mucho más. Pero en esta oportunidad dice que vivir en las calles ha sido realmente mucho más aterrador.


Pero a diferencia de lo que él creía, las calles resultaron mucho más lucrativas de lo que pensó jamás. Ed comentó que sólo una noche pudo lograr de 140 a 270 dólares, que es muchísimo más de lo que un trabajador de Londres gana normalmente.

Tampoco pasó hambre pues existen voluntarios que dan comida a este tipo de personas y sorprendentemente más de lo que realmente necesitan, Ed llegó a subir 5 kilos desde que comenzó el proyecto.


Uno de los riesgos que Stafford tomó para este documental fue alimentarse con alguna comida de un contenedor de basura en el que se topó con una ensalada en “buenas condiciones”.


Aunque él llegó a pensar muchas veces que nadie podría preferir dormir en las calles, cambió de parecer, pues durante su experiencia descubrió que muchos vagabundos eligen las calles antes que los refugios.

Una vez uno de los hombres que conoció obtuvo 15 dólares aproximadamente de una persona y gastó el dinero en "otras cosas".


Otra de las cosas que Ed descubrió fue que muchos de los que estaban en las calles también eran "mendigos falsos" pues solo buscaban dinero sin tener que trabajar, ya que muchos de ellos podrían hacer hasta 650 dólares si se topaban con la persona correcta, después de allí se iban a sus casas a vivir cómodamente.


Al culminar las grabaciones del proyecto, Ed reconoció que llegó a acostumbrarse hasta cierto punto de la libertad que obtuvo viviendo en las calles y a la falta de reglas o restricciones.


Esta ruda experiencia hizo que Ed tomara la decisión de no dar una moneda más a las personas sin hogar, pues considera que es incentivar más este tipo de vida y negarles la ayuda psicológica y de inserción social que necesitan para mejorar.

Artículo siguiente