¿Recuerdas a la niña que pesaba 190 kilos a sus 8 años? Así luce ahora, con 130 kilos menos

¿Recuerdas a la niña que pesaba 190 kilos a sus 8 años? Así luce ahora, con 130 kilos menos

Los especialistas que la trataron dijeron que a causa de sus 210 kilogramos su vida estaba en peligro y era conocida como “la niña más gorda del mundo”, afortunadamente perdió 150 kilogramos.

Con los últimos años la obesidad se ha transformado en uno de los problemas más delicados en los niños.


Esta pequeña de 8 años llamada Jessica Leonard llegó a superar los 200 kilos y para el año 2008 se le hizo muy complicado realizar actividades que cualquier niño desearía cumplir.

Cuando finalmente alguien se preocupó por su situación, hizo una queja a servicios infantiles para que fuese estudiado a fondo el caso del infante.


En algún punto debió dejar de ir a la escuela pues sus extremidades inferiores no estaban formadas para aguantar el peso que ella tenía.

Jessica llegó a tener que literalmente rodar para llegar de un lugar a otro, o arrastrar su cuerpo pues no podía mantenerse en pie.


La madre de la pequeña, Carolyn Leonard, no se encargaba de ayudar a la niña cultivando en ella una alimentación más sana, sino que le daba de comer cosas que le hacían más daño y que ganara mucho más peso.

La alimentaba con lo que ella deseaba y cuando lo quisiera, hasta que los problemas del sistema respiratorio se hicieron más evidentes.


Cuando la llevaron de urgencias al hospital, los médicos se preocuparon mucho y dieron el aviso al ente encargado de proteger a los niños, Carolyn fue investigada y la niña llevada a una clínica para obesos en el estado de Virginia.

Su madre fue instruida en clases dedicadas a los padres en las que le informaron cómo velar por el bienestar alimenticio de los niños. En su hogar debían cambiar las rutinas de comida si deseaban llevar nuevamente a Jessica bajo su cuidado.


Después de su estadía en la clínica, Jessica recibió la ayuda que necesitaba, logró perder más de 150 kilos sin ningún tipo de intervención quirúrgica y regresó a su hogar como una niña completamente nueva.


Lo último que se supo de esta pequeña que ahora debe tener 18 años es que al poco tiempo requirió una operación que retirara el exceso de piel, que resultó de su rutina de pérdida de peso, y que finalmente, cuando se recuperó de la cirugía, llevó una vida tan normal como cualquier otra niña, después de eso desapareció del radar de los medios de comunicación.


Artículo siguiente