Final feliz: se reencuentra con su madre después de 23 años de secuestro

Final feliz: se reencuentra con su madre después de 23 años de secuestro

Una mujer vivió una pesadilla por más de dos décadas, después que su hijito despareciera sin dejar rastro. Durante veintitrés largos años, esta valiente mujer nunca perdió las esperanzas de encontrar a su niño con vida. Finalmente, la vida la recompensó.



En 1995, María y Valentín Hernández vivían junto a su hijo de 18 meses en Estados Unidos. En aquel entonces, las cosas no estaban bien entre la pareja. Un día María salió a trabajar como era costumbre y al regresar, comenzó su calvario.



Valentín y su hijito habían desaparecido sin dejar rastro. Para colmo, todo registro o evidencia de la existencia del pequeño había desaparecido: sus papeles, actas de nacimiento, fotografías e incluso, las imágenes de la ecografía. Parecía que el pequeño nunca hubiera existido.



El responsable de aquel horrible secuestro, fue el propio Valentín, quien escapó junto al niño del Rancho en el que vivían, ubicado en Cucamonga. Ambos se radicaron en México para no encontrarse nunca jamás con la angustiada madre. Así lo explica Karen Cragg, la oficial a cargo de la investigación.



María, quien ahora tiene 42 años, comenta que nunca perdió las esperanzas de volver a ver a su niño con vida. A pesar de que el malvado Valentín la despojó de todo recuerdo del muchacho, esta sufrida mujer se aferró a lo único que pudo recuperar de su pequeño: una foto que guardaba una tía en El Salvador.



Cuando el caso llegó a manos de los investigadores de la Unidad de Secuestro Infantil de San Bernardino, fueron tras pistas determinantes que les permitieron dar con el paradero del desaparecido. Las pistas los llevaron hasta Puebla, México, donde corroboraron el fallecimiento de Valentín, el secuestrador.



Allí, localizaron a un joven llamado Steve, hijo de Valentín, que cumplía con todas las características de aquel niño desaparecido hace 23 años. Al principio, los investigadores le dijeron que estaban interesados en buscar a su padre.



Luego le hicieron una prueba de ADN, la cual fue comparada con una muestra de sangre de María. Para el alivio de esta madre, las muestras concordaron, dando fin a una búsqueda que duró más de dos décadas.





Cragg y su equipo, llevaron al joven de vuelta a su lugar de origen, donde finalmente pudo darle un enorme abrazo a su querida madre.





Afortunadamente, la vida recompensó la búsqueda incansable de esta mujer que no se conformó con olvidar a su pequeño. Seguramente, Dios tuvo que ver en este asunto y en el momento más indicado pudo reunir de nuevo a los miembros de esta familia.
¡Bonus! Vídeo: Una madre de 17 años y con siete hijos está buscando esposo

Últimos tres artículos sobre temas similares:

  1. Hombre gasta 19 mil de dólares para lucir como Kim Kardashian y así luce ahora
  2. Un cartero observa una escena escalofriante y salva la vida de una mujer
  3. La llamaron “monstruo”, pero luego de 10 cirugías su rostro es totalmente diferente. Así luce ahora
Artículo siguiente