Esta chica gastó un montón de dinero para ser hermosa, pero ahora la gente le está pidiendo que vuelva a dejarlo todo como antes

Esta chica gastó un montón de dinero para ser hermosa, pero ahora la gente le está pidiendo que vuelva a dejarlo todo como antes

100 veces han sido los procesos de modificación por los que ha pasado la joven rusa de 29 años para lograr su cometido y parecerse a su personaje favorito, la “muñeca” Jessica Rabbit, de la recordada película ¿Quién engañó a Roger Rabbit? de 1988.


En cada uno de los procedimientos que la joven se ha aplicado, se justifican, según ella, porque desde joven nunca estuvo contenta con el tamaño que tenían sus labios, característica de su rostro que siempre la hizo objeto de algunas bromas por parte de sus amigos y compañeros de colegio.


Según publicaciones de la joven, en ella se puede observar que sus labios poseían una talla “normal”, pero al parecer, ello no complacía el reflejo de sí que veía frente al espejo.


Por ello, la joven, al cumplir los 17 años, iniciaría un viaje que la llevaría a transformar completamente el aspecto de sus labios, confesó la chica en una entrevista.


La joven que no se sentía a gusto con la apariencia de su boca, se convenció a sí misma que si quería verse bonita, la única forma para lograrlo era cambiar lo que no le gustaba de su cuerpo.


Al ver el resultado del primer cambio al que sometió su boca, la joven quedó convencida que este era el camino, por lo que de allí en adelante, comenzaría un proceso que la llevaría a someterse a más de 100 procesos diferentes para modificar sus labios.


Según asegura la joven, lograr que sus labios se parecieran como el personaje que ella adora, le habría costado alrededor de 1.000 dólares, pero la chica confiesa no estar completamente satisfecha y que continuará hasta lograr su objetivo.


Ahora, Kristina Rei ha comenzado a colocarse en el rostro otras modificaciones que incluyen la aplicación de una buena cantidad de "piercings" en el cuello, nariz e incluso en la frente, donde “colocó” dos pequeños cuernos de metal.


Pero al parecer esto tampoco ha contentado a la joven que siente que aún le faltan otras cosas, por lo que ahora ha comenzado a tatuar su cuerpo y lucir extraños estilos de cortes de cabello.

Esperamos que algún momento la joven se sienta satisfecha con su aspecto y termine arruinando su cuerpo con transformación que pudieran perjudicarla.

Artículo siguiente