Ella bajó 77 kg de grasa, convirtiéndose en una belleza, y hoy su marido se muerde los codos de la envidia

Ella bajó 77 kg de grasa, convirtiéndose en una belleza, y hoy su marido se muerde los codos de la envidia

Casada a los 21, Leanne Champ pensó que toda su vida estaría resuelta y que apenas comenzaba su cuento de hadas, pero lejos de lo que ella imaginaba, su vida estaba por cambiar completamente luego de culminar su viaje de luna de miel.


Enamorada de su esposo, la joven tuvo que decirle adiós a su trabajo y dedicarse a un empleo de medio tiempo para poder disponer de su tiempo. A pesar de todo esto, la joven tuvo que lidiar con la depresión y fuertes niveles de estrés, lo que repercutió negativamente en su cuerpo, causándole un cambio que jamás esperó.


A los 28 años, además de la presión del hogar, el trabajo y sus problemas de alimentación, la chica debió enfrentar problemas de fidelidad de parte de su esposo, razones que la hicieron buscar refugio en la comida chatarra y dejar por completo la práctica de ejercicio.


“Mi alimentación no era la adecuada, mi dieta estaba basada en un alto consumo de carbohidratos y refrescos, me convertí en una cliente fija de McDonalds y dejé de hacer ejercicio”, comentó la joven.


Pero un día, luego de verificar su peso y darse cuenta que este ya superaba los 127 kilos, decidió cambiar todo, darle un vuelco a su vida, cansada de las infidelidades se separó de su esposo y también pensó que era hora de cuidar de su apariencia.


Tras separarse de su esposo, comenzó un proceso de desintoxicación y a alimentarse sanamente, comenzó a tomar clase de natación y, como confiesa la joven, lo hizo inspirada en las imágenes de algunas celebridades que igual que ella habían tenido que lidiar con su sobrepeso y habían logrado transformar sus figuras.


Agregó la joven que las proteínas vinieron en su ayuda, comenzó a ingerirlas y siguió unos planes de entrenamiento que gracias a la natación descubrió.


“No quise optar por la vía fácil para bajar de peso, si lo iba a hacer debía tener un plan, algunas veces recaí, ello me ayudó a liberar la presión que tenía, pero me propuse cambiar mi apariencia para sentirme en paz conmigo misma”.


Conforme transcurría el tiempo, la chica comenzó a ganar confianza y continuó con su transformación hasta lograr la increíble figura que hoy posee, afortunadamente ahora su vida es menos complicada y de aquellos días de amargo estrés sólo queda el recuerdo.

Artículo siguiente