Chica se quitó el maquillaje después de usarlo día y noche durante 10 años

Chica se quitó el maquillaje después de usarlo día y noche durante 10 años

Sin lugar a dudas el maquillaje es algo que a la mayoría de las mujeres les encanta.

Sin embargo, su exceso puede ser contraproducente. Aunque es cierto que logra elevar la autoestima, también puede crear adicción.

En Estados Unidos, 14% de las mujeres son adictas al maquillaje y comienzan a utilizarlo antes de llegar a los 15 años.

Un 10% afirma que se avergüenza de mostrarse sin maquillaje a su pareja, mientras que más de un 30% de mujeres no sale a la calle sin pintarse.

Actualmente, son muchos los estereotipos y los estándares de belleza a los que las mujeres están sometidas.



Los tiempos han cambiado y muchas intentan “tapar” todo lo que consideran defectos.Incluso cuando se trata de mostrarse tal cual son ante sus parejas, cayendo así en una constante búsqueda de un ideal ‘perfecto’.

Esto no ocurre sólo con el rostro, el cuerpo también se ve afectado ya que muchas desean una figura ideal y han caído en trastornos alimenticios como la bulimia y la anorexia.

La chica de la que te hablaremos tiene mucha experiencia en el tema, pues pasó 10 años usando maquillaje día y noche.

Amy Robb es Irlandesa y admitió que pasaba largos periodos de tiempo frente al espejo maquillándose porque odiaba su aspecto natural.

Pasó unos diez años madrugando para entregarse a una rutina de maquillaje para poder ser vista por los demás.

Y no sólo eso, sino que fue más allá.

Amy también empezó a odiar su físico porque quería alcanzar esa belleza perfecta.

No le gustaba su tono de piel, sus cejas, su cabello, sus ojos ¡nada!

Era tanto lo que se maquillaba que incluso su novio no conocía su rostro sin maquillaje aunque ya sumaban cinco años de relación.

“Maquillarme fue una adicción para mí y no podía detenerme. No dejaba que nadie pudiese verme sin una gota de maquillaje. Incluso lo usaba cuando mi novio se quedaba durmiendo en mi casa”.

“Ni siquiera podía dormir bien cuando él estaba allí porque me daba miedo de que el maquillaje se cayera y él viera mi verdadero rostro”

Su historia comienza a los 13 años cuando una prima la maquilló por primera vez en su vida y creyó que así se veía mejor, entonces no pudo parar.

Luego, con la adolescencia, apareció el acné y comenzó a taparlo con gruesas capas de maquillaje, porque no le agradaba la idea de quedar al natural.

Además terminó padeciendo de anorexia y depresión.

Tras un tiempo, buscó ayuda y decidió cambiar su vida.

“Mientras estuve en el hospital no me maquillaba y entendí que nada de eso tenía sentido ¿para qué hacerlo? Me dieron ganas de ser yo misma y mi propio cuerpo comenzó a gustarme”.

“Ya no uso tanto maquillaje como antes, de vez en cuando utilizo correctos o uso rímel, pero no más. Veo mi pasado y sé que no lucía bien”.

Ahora luce muy feliz y sobre todo, natural.

Realmente es muy hermosa sin el exceso de maquillaje.

Maquillarse de vez en cuando no está mal, pero antes que todo, debes amarte tal cual como eres, porque no hay nada como la naturalidad.

Amy es un gran ejemplo de lo que puede suceder con los excesos, pero también de cuando alguien decide dejarlos y ser una persona nueva.

¡Bonus! Vídeo: Los ideales de belleza en distintos países del mundo

Últimos tres artículos sobre temas similares:
  1. Madre panda ignoró a su bebé recién nacido, y después de estar separados durante un mes finalmente le da amor maternal
  2. Después de 19 años de matrimonio, el padre de dos hijos, se enteró de que su esposa había nacido siendo un hombre y reaccionó a la noticia de una forma brusca
  3. Una mujer era humillada por ser "la gemela gorda" hasta que decidió cambiar su vida por completo
Artículo siguiente