¡Un niño de tan sólo 10 meses pesa ya 30 kilos!

Nada más nacer Luis tenía un peso normal (3,5 kilos), no sobrepasaba las cifras medias de las estadísticas, pero pasando los días el crio precipitadamente engordaba más y más, hasta que los padres se asustaron al comprender que el crecimiento de su pequeño estaba siendo muy lejos de lo normal