Tapón mucoso: ¿Por qué sale? ¿Qué significa?

Tapón mucoso: ¿Por qué sale? ¿Qué significa?

Cuando una mujer se embaraza, son miles los cambios que atraviesa su cuerpo. Desde luego, el vientre comienza a crecer, creándole un espacio cómodo al bebé durante nueve meses, pero esto no es todo. 

Se incrementa el tamaño de los pechos; las piernas y pies comienzan a hincharse; llegan los antojos, entre muchas otras cosas. Pero la más alarmante de ellas es la llegada de una extraña mucosidad llamada: el tapón mucoso.   

Si este es tu primer embarazo y no tienes idea de lo qué es, ¡no te preocupes! En este artículo te contaré todo sobre él. 

¿Qué es el tapón mucoso?

El tapón mucoso es precisamente eso: un tapón de mucosidad. Durante el embarazo, en la cérvix se genera una gran cantidad de mucosidad vaginal hasta formar algo parecido a un tapón, bloqueando la entrada y salida hacia la matriz. 

De esa forma, impide el paso de virus y bacterias no deseadas desde la vagina hasta el feto. Evita así cualquier problema durante las relaciones sexuales o exámenes vaginales. 

Esta obstrucción está compuesta de agentes antibacterianos poderosos, capaces de crear la mejor barrera contra los gérmenes. Lo mejor de todo: se da de forma totalmente natural. 

feto en el utero

shutterstock.com

Su aparición se debe al incremento hormonal de estrógenos y progesteronas. Comienza a formarse desde el momento en que el óvulo viaja hasta el útero; sin embargo, tu cuerpo sigue segregando moco cervical hasta el día del parto, con el fin de mantener fresca esa obstrucción. 

¿Qué sucede cuándo se expulsa el tapón mucoso?

Cuando el feto toma la posición de salida, la cérvix debe prepararse para expulsarlo. Por eso, es normal escuchar a diferentes mujeres decir: “He estado expulsando mucho flujo vaginal”. 

Este es un proceso diferente para cada mujer. Algunas comienzan a expulsar el moco paulatinamente, incluso un mes previo al parto. Otras lo mantienen en la vagina y lo expulsan por completo cuando nace el bebé. 

¿Cómo es el tapón mucoso del embarazo?

Su apariencia no es igual en todas las mujeres y varía de acuerdo a cada mamá. Para empezar, el término “tapón” nos hace pensar en algo sólido, como en el corcho de una botella, pero realmente es parecido a la clara de huevo. 

feto

shutterstock.com

Es pegajoso, espeso y de color opaco. En algunos casos, puede salir un poco de sangre, producto de la expansión de la cérvix y es algo totalmente normal. De esa forma, puede verse en un tono amarillento, rosáceo o lleno de pequeños hilos rojos. 

¿Si el moco comienza a salir ya estamos listas para dar a luz?

Realmente, la aparición de este flujo espeso puede darse mucho antes del día del parto. Claro, no en todas puede ocurrir igual, pero normalmente se pierde cierta cantidad de moco durante las semanas 37 y 42. Algunas pueden expulsarlo antes. 

También, durante las relaciones sexuales o los exámenes vaginales, es normal perder cierta cantidad. Cuando esto ocurre, el cuerpo vuelve a segregar flujo para reemplazar el perdido. 

¿Está bien perderlo antes?

Si, bien, la pérdida de moco es una señal de la llegada del parto, el tapón puede regenerarse hasta cierto punto, si se pierde antes de las 36 semanas. Si las contracciones aún no han comenzado y no existe un flujo de sangre, no hay motivo para preocuparse.

Incluso, puede perderse cierta cantidad en el tercer semestre debido a exámenes vaginales. Igualmente, si observas una pérdida antes de las 37 semanas, es importante comunicarlo a tu médico y así llevar un control. 

visita médico

shutterstock.com

¿Qué deberías hacer si pierdes mucosidad?

Cuando pierdes moco vaginal, es un signo claro de que tu cuerpo se está preparando para dar a luz. Después de todo, el tapón mucoso es la principal línea de defensa entre la matriz y el mundo exterior. 

Si ya te encuentras en las últimas semanas de embarazo, lo ideal es acudir al médico. Pero, ¡no entres en pánico! El hecho de que hayas perdido mucosidad no significa que tu bebé ya viene en camino. 

En caso de no tener dolor y sólo haber expulsado flujo vaginal, no debes preocuparte. Es algo normal. Lo más recomendable es descansar y dormir bien, así no estarás cansada cuando el día del parto llegue. 

Pero, si sientes a tu bebé en una posición diferente a la de costumbre, si has comenzado a sangrar y a tener dolores a nivel del vientre, lo mejor es acudir al hospital.

¿Debería llamar al doctor si pierdo mucosidad?

Si el flujo vaginal viene acompañado de una gran cantidad de sangre roja y brillante, cerca de una cucharada o más, puede ser una causa de preocupación y deberías acudir al médico. 

Podría ser un signo de complicaciones, como el caso de placenta previa. Por eso, es importante llamar a tu doctor de inmediato. La placenta abrupta también puede causar el sangrado, aunque es una rara condición. 

mujer acostada

shutterstock.com

En cambio, si el color del flujo es normal y estás cerca de la semana 42, no tienes por qué preocuparte. Sólo acude al médico cuando comiencen las contracciones o rompas fuente. 

¿Cómo se relaciona con el sangrado vaginal?

Muchas personas confunden la expulsión del moco vaginal con el sangrado previo al parto. Especialmente las madres primerizas. Por eso, es importante conocer todos los síntomas por los cuales atraviesa una mujer embarazada antes de dar a luz y así no caer en confusiones alarmantes, las cuales existen debido a la falta de conocimiento sobre el tema. Mientras el moco expulsado se ve rosado o con pequeñas hebras de sangre, debes entender su diferencia con el sangrado. 

Al existir sangrado, este se mezcla sólo un poco con el moco vaginal. Pasa a través de la vagina y se observa un intenso color rojo y brillante. Puede ocurrir luego de un examen, pero se relaciona mucho más con el parto. Cuando existe sangrado, se puede determinar cierto progreso al momento de las contracciones. 

Un punto más claro sería: el moco es pegajoso y gelatinoso, bastante espeso, mientras el sangrado apenas contiene algo de moco. 

Debes tener en cuenta

preparando la llegada

shutterstock.com

En resumen, el flujo vaginal:

  • Puede ser de diferentes colores, pero el más común es el blanco gelatinoso con o sin tonos rosas.
  • Es normal perderlo de forma temprana, sólo debes avisar a tu médico todo lo ocurrido.
  • No debe preocuparte, a menos de que lo acompañe más de una cucharada de sangre. 
  • Puede indicar el comienzo del parto, o no. 
  • No es igual al sangrado previo al parto. 

No todas las mujeres sienten el parto de la misma forma y los síntomas previos pueden también sentirse de forma diferente. Lo importante es conocer exactamente todas las posibles situaciones en las cuales puede darse tu parto. Si es tu primer bebé y estás nerviosa, confía en tu médico y hazle todas las preguntas necesarias. 

Lo ideal es actuar de forma correcta en cada situación y así no será un proceso traumante traer al mundo a tu bebé.

Tapón mucoso: ¿Por qué sale? ¿Qué significa?

unsplash.com/freestocks-org/wnews

Últimos tres artículos sobre temas similares:

  1. Estreñimiento del bebé a partir de los seis meses, ¿qué hacer?
  2. Todo lo que debemos considerar del hipo en bebés
  3. Las primeras ocho semanas de embarazo: ¿Qué sucede durante esta etapa y cuáles síntomas presenta?
Artículo siguiente