17 Maneras para acelerar el parto natural. Trucos y consejos para parir antes

17 Maneras para acelerar el parto natural. Trucos y consejos para parir antes

Los doctores estiman que un bebé necesita pasar, al menos, 40 semanas en el vientre para desarrollarse completamente. Sin embargo, algunas veces, los cálculos pueden fallar y el embarazo puede tardar más de lo planeado. Si ese es tu caso, no te preocupes. Existen varias maneras de hacer salir a tu bebé de manera natural.

Hoy te enseñaremos 17 maneras de provocar el parto natural, sin riesgos y sin complicaciones.

Trucos para inducir el parto naturalmente

Trucos para inducir el parto naturalmente

shutterstock.com

Muchas mujeres se preguntan: ¿qué hacer para adelantar el parto? Especialmente aquellas que han sobrepasado el tiempo normal de espera. Desde ejercicios e infusiones, hasta sesiones de acupuntura. A continuación te enseñaremos las mejores formas de provocar contracciones naturalmente.

1. Relajación, calma y tranquilidad

Relajación, calma y tranquilidad

shutterstock.com

Curiosamente, el estrés y la preocupación pueden causar retrasos. En momentos de angustia extrema, se produce adrenalina en el cuerpo que inhibe la acción de la oxitocina, hormona encargada de acelerar el parto.

2. Ejercicio

Ejercicio

shutterstock.com

Otra manera de acelerar el trabajo de parto es hacer ejercicios para provocar contracciones. Muchas mujeres han entrado en labores justo después de hacer cosas como caminar en el parque, nadar, andar en bicicleta o dar un paseo por el centro comercial. El movimiento del cuerpo permite que el bebé se sitúe en la posición de parto, abriendo la pelvis.

Evita el sobreentrenamiento, no querrás estar sin fuerzas al momento de recibir a tu bebé.

3. Estimulación de los pezones

Una forma bastante efectiva de acelerar las contracciones en casa es con un suave masaje detrás de las areolas. Además de aliviar el dolor en los pezones, es una manera efectiva de estimular la producción de oxitocina en el cuerpo. Puedes hacerlo tú misma o pedirle ayuda a tu pareja. También lo puedes hacer con una  bomba extractora de leche, pero el método manual suele ser más efectivo.

4. Relaciones íntimas

Está comprobado que el semen puede apurar el parto debido a su alto contenido de prostaglandinas. Se estima que tres eyaculaciones masculinas tienen el mismo efecto que una dosis de Cervidil, un potente medicamento para estimular las contracciones.

Además, las relaciones íntimas no tienen efectos secundarios, a diferencia de este tipo de productos, que pueden causar daños al feto, ruptura de la membrana y dolores.

5. Extracción de la membrana

La extracción o barrido de la membrana es un procedimiento médico que consiste en separar mecánicamente la placenta de las paredes del útero. Haciendo esto, se estimula la producción de prostaglandina para acelerar las contracciones de parto. En promedio, una de cada ocho mujeres comienza las contracciones durante las cuarenta y ocho horas posteriores.

Puede ser riesgoso cuando accidentalmente se rompe la fuente y las contracciones no comienzan. Asimismo, puede causar desgarres, sangrados y calambres.

6. Aceite de ricino

Aceite de ricino

shutterstock.com

Es famoso por sus propiedades laxantes. Curiosamente, las contracciones en el intestino pueden adelantar el parto contrayendo las paredes uterinas. Se recomienda consultar con un médico antes de emplear este método para evitar reacciones adversas. Recuerda que, en algunas personas, puede causar diarreas severas.

En estos casos, es mejor complementar el tratamiento con una buena hidratación. Procura beber al menos dos litros de agua a diario para este fin.

7. Baños con hierba Luisa

Existen hierbas para adelantar el parto que son muy efectivas. Una de ellas es la hierba Luisa. Aunque no es un hecho comprobado, se cree que sumergir el cuerpo en una infusión de esta planta ayuda a inducir las contracciones.

8. Acupuntura

Acupuntura

shutterstock.com

Una forma de cómo acelerar el parto es a través de la acupuntura. Se cree que clavando agujas en determinados puntos del cuerpo, se logra la liberación de oxitocina. La Revista de Medicina Perinatal publicó un estudio realizado en cuatrocientas mujeres y determinó que quienes recibieron acupuntura tuvieron efectos similares a las que tuvieron extracción de membrana. La mayoría de ellas, no necesitaron asistencia médica para inducir las contracciones.

9. Acupresión

La acupresión consiste en aplicar presión en puntos determinados del cuerpo para desbloquear la energía estancada. Es una excelente manera de cómo provocar contracciones, permitiendo que el propio cuerpo coloque el bebé en la posición correcta. Usualmente, los puntos están ubicados en las manos, los pies y la espalda.

10. Quiropráctica

Tal vez te preguntes: ¿cómo se induce un parto con quiropráctica? Un profesional capacitado puede agrandar la abertura de la pelvis, a través de diversos procedimientos, permitiendo que el bebé se coloque en posición para comenzar las labores.

11. Aceite de onagra

Uno de los remedios caseros para acelerar las contracciones que se utiliza bastante, es el aceite de onagra. Su efectividad no está comprobada, pero se cree que contiene prostaglandinas que aceleran las contracciones. Debe administrarse por vía vaginal, sin embargo, puede ser peligroso. Algunas mujeres han tenido labores de parto más largas e incluso han roto la fuente después de usarlo.

12. Té de hojas de frambuesa

Un té para acelerar el parto, cuyos efectos están comprobados, es el de hojas de frambuesa. Si se consume durante la dulce espera, sirve para fortalecer las paredes del útero. Se recomienda comenzar a consumirlo tras cumplir el segundo trimestre de gestación.

Cuando se han cumplido las cuarenta semanas, beber un litro diario de esta refrescante bebida funciona como un excelente remedio casero para adelantar el parto. Muchas mujeres tienen a sus bebés durante las primeras cuarenta y ocho horas después de consumirlo.

13. Dátiles

Dátiles

shutterstock.com

Una investigación demuestra que las mujeres que comen dátiles durante la dulce espera no necesitan altos índices de oxitocina para inducir el parto. De hecho, la mayoría de estas mujeres logran mantener sus membranas intactas hasta el momento en que se presentan las contracciones. Incluso, el proceso es mucho más rápido en comparación a las mujeres que siguieron otros tratamientos.

Por eso, comer dátiles durante las últimas 4 semanas de gestación es excelente para tener partos seguros y de menor duración.

14. Homeopatía

Las medicinas homeopáticas son otra forma de cómo provocar dolores de parto. Fórmulas como Caulophyllum 200C, Pulsatilla 200C y Cimicífuga 200C se suelen recetar para estimular las contracciones. Para mejores resultados, se recomienda alternar su consumo cada tres días.

15. Piña

La bromelina es una sustancia que contienen las piñas, la cual funciona como desinflamante y estimulante intestinal. Se cree que su acción en el cuerpo induce las labores de parto. Por eso, es recomendable comer varias porciones en las últimas semanas de  gestación.

16. Comida picante

Muchas mujeres aseguran que consumir picante ayuda a acelerar el parto. Sin embargo, es posible que se trate de un efecto secundario de la estimulación intestinal. Se recomienda tener cuidado, porque en exceso puede causar indigestión y aumento de tensión. Si no estás acostumbrada a este tipo de alimentos, no te recomendamos dicho método.

17. Chocolate

Parece mentira, pero comer chocolate durante las últimas semanas de embarazo es otro excelente remedio casero para inducir el parto. Las madres que lo hicieron comenzaron a sentir movimientos en sus vientres, que terminaron por acelerar sus contracciones.

¿Cuánto tiempo toma tener un bebé después de ser inducido?

Todos los cuerpos reaccionan diferente a la inducción. En algunos casos, las mujeres dan a luz pocas horas después y en otros, puede tomar varios días e incluso semanas para comenzar las contracciones.

¿Cuáles son los riesgos de un parto inducido?

¿Cuáles son los riesgos de un parto inducido?

shutterstock.com

El mayor riesgo de todos es que el procedimiento no sea exitoso y la madre tenga que recibir cesárea. Se estima que un 25% de los casos no inducen las contracciones, poniendo en peligro la integridad del bebé. Otros peligros asociados son:

  • Desgarros en el útero.
  • Sangrado abundante tras dar a luz.
  • Infecciones.
  • Disminución de las pulsaciones del feto.

Ventajas de esperar un parto natural

Las ventajas de tener un parto natural son varias. Una de las más importantes es un menor tiempo de recuperación. En pocas palabras, no tendrás que permanecer demasiado en el hospital después de convertirte en madre.

Además, los bebés que nacen después de las 40 semanas obtienen los siguientes beneficios:

  • Mayor desarrollo cerebral.
  • Mejor alimentación posnatal.
  • Respiración pulmonar sin problemas.
  • Bajo riesgo de sufrir diabetes, ictericia e infecciones.
  • Desarrollo óptimo de la musculatura.

¿Qué sucede si excedo mi tiempo de parto? ¿Debería inducir las labores?

Cada mujer es libre de decidir si quiere inducir el parto natural o recibir cesárea. Cualquiera de las dos opciones es válida. Sin embargo, puedes seguir los siguientes consejos.

Pasadas 40 semanas

No existen pruebas contundentes que exijan la inducción del parto. Incluso, los bebés que nacen después de las 40 semanas, suelen ser más saludables.

Pasadas 41 semanas

Puedes seguir esperando con absoluta calma, pero es recomendable hacer chequeos médicos frecuentes.

Pasadas 42 semanas

Puedes pensar en la inducción del parto, aunque existe el riesgo de tener complicaciones. Si los chequeos no muestran ningún problema, no hay razón para alarmarse. 

Consideraciones finales

Como puedes ver, sobrepasar el límite de las 40 semanas no es motivo de preocupación. Todos los organismos son diferentes, por eso, hay mujeres que dan a luz antes del tiempo estipulado, y otras lo hacen mucho después. Lo importante es que tu salud y la de tu bebé no corran peligro. Esperamos que nuestro artículo te haya ayudado a saber qué hacer para provocar el parto.

Artículo siguiente