Los huesos del cuerpo humano: cantidad, tipos y funciones

Los huesos del cuerpo humano: cantidad, tipos y funciones

El esqueleto humano es el encargado de proporcionar sostén al cuerpo y también le permite realizar muchas de sus funciones, además de proteger los órganos internos. Esta estructura va variando con el crecimiento de la persona, y termina su desarrollo total en la edad adulta.

El esqueleto del cuerpo humano

Como ya se mencionó, el cuerpo no siempre cuenta con la misma cantidad de huesos. Entonces, ¿cuántos tiene un bebé? En un principio, un bebé tiene de 270 a 350 huesos en su pequeño cuerpo. Estos son más flexibles y se encuentran más fraccionados. Esto se debe a que el pequeño debe adoptar una postura especial para estar en el vientre materno.

Con el crecimiento , el esqueleto se va desarrollando y fusionando para llegar a un total de 206 huesos en la vida adulta. En ambos casos, la función del esqueleto es la misma: proporcionar sostén, equilibrio, movimiento, entre otras.

Algunos de los que son fusionados son el sacro, el cráneo y los de la cadera.

Divisiones esqueléticas

El esqueleto humano se encuentra dividido en dos partes o secciones. La clasificación de huesos es bastante clara, pues cada parte está compuesta por una serie de huesos con una función específica.

Esqueleto axia

Esqueleto axiashutterstock.com

El esqueleto axial se conforma de 80 huesos en total.

  • La columna vertebral. El número de vértebras puede diferir de una persona a otra, pues tanto el sacro como el coccígeo pueden variar en su longitud.
  • La caja torácica o costilla jaula, compuesta de 12 pares de costillas y del esternón.
  • El cráneo, el cual se compone de 22 huesos y de 7 huesos asociados.

El esqueleto axial permite que el humano tenga una postura erguida. Este transfiere el peso desde el cráneo, el tronco y las extremidades superiores hasta las extremidades inferiores.

Esqueleto apendicular

El esqueleto apendicular está compuesto por 126 huesos en total. Entre ellos se encuentran:

  • Las fajas pectorales o la cintura escapular.
  • Las extremidades superiores (brazos y manos).
  • La pelvis (cadera).
  • Las extremidades inferiores (piernas y pies).

Las funciones del esqueleto apendicular son la locomoción y la protección de los órganos abdominales y de los órganos que están en el aparato digestivo y reproductivo.

Funciones del esqueleto humano

El esqueleto humano cumple, principalmente, seis funciones; estas son: movimiento, soporte, protección, almacenamiento de minerales, producción de células sanguíneas y regulación endocrina.

Soporte

Soporte

shutterstock.com

Los huesos del esqueleto humano tienen la función de soportar o sostener el cuerpo, manteniendo su forma. Los de la pelvis, junto con los ligamentos y músculos, forman un piso que mantiene a las estructuras pélvicas. Por su parte, la caja torácica, junto con los cartílagos y los músculos intercostales, tiene la función de mantener y proteger a los pulmones.

Sin este soporte , el cuerpo colapsaría.

Movimiento

Los huesos del cuerpo humano son los encargados de la locomoción; gracias a las articulaciones entre ellos es posible moverse. En algunos casos el movimiento es mayor, como, por ejemplo, en el caso de las articulaciones esféricas, las cuales permiten un movimiento más amplio que la articulación pivotante; esta se encuentra en los huesos del cuello.

Protección

La protección que proporcionan los huesos del esqueleto humano es esencial para evitar lesiones en los órganos vitales.

En el caso del cráneo, brinda protección al cerebro.

Las vértebras son esenciales para la protección de la médula espinal.

Los huesos del tórax, junto con la columna vertebral y el esternón, le proporcionan protección al corazón, a los pulmones y a los vasos sanguíneos principales.

Producción de células sanguíneas

En la médula ósea se lleva a cabo la hematopoyesis, el proceso por el cual se forman las células sanguíneas. En los niños, este proceso se da principalmente en la tibia y el fémur. En los adultos, esto se lleva a cabo en el cráneo, la pelvis, el esternón y las vértebras.

Almacenamiento

La matriz ósea se involucra de manera directa con el metabolismo del calcio, pues en ella se almacena este . Además, la médula ósea se involucra en el metabolismo del hierro, el cual es posible almacenar en la ferritina.

Aunque se piense lo contrario, los huesos humanos no sólo están formados por calcio; se forman de la combinación de sulfato de condroitina y de hidroxiapatita. La hidroxiapatita conforma el 70% de esta parte del cuerpo; esta se compone de 39,8 % de calcio, 41,4 % de oxígeno, 0,2% de hidrógeno en masa y 18,5% de fósforo.

Por su parte, el sulfato de condroitina es azúcar compuesta, principalmente, de carbono y de oxígeno.

Regulación endocrina

En las células óseas se libera la osteocalcina, una hormona que favorece la regulación de glucosa en sangre y la deposición de la grasa. Esta hormona favorece tanto la secreción de la insulina como la sensibilidad a ella; también promueve el aumento de las células productoras de insulina y la reducción de los depósitos grasos.

Diferencias esqueléticas de género

La diferencia en el cuerpo humano entre mujeres y hombres es bastante pronunciada en algunas áreas de los tejidos blandos. Sin embargo, en el esqueleto, estas diferencias tienden a ser limitadas. En el caso de los humanos, el esqueleto entre sexos no difiere en gran medida , como en el caso de otros primates.

Generalmente, los huesos humanos femeninos suelen ser de menor tamaño y con menos robustez que los masculinos . Sin embargo, los huesos presentan una diferencia sutil entre hombres y mujeres en los de la dentición, el cráneo, los largos y los de la pelvis.

Cráneo

Cráneo

pixabay.com

El dimorfismo sexual en el cráneo se presenta en sutiles rasgos, como la apófisis mastoidea, la línea media de la nuca, el margen supraorbital, la cresta supraorbital y también en la barbilla.

Dentición

En el caso de la dentición, principalmente se presenta en los caninos. Esta diferencia no es tan pronunciada como en el caso de los simios.

Huesos largos

Estos suelen ser más grandes en el sexo masculino que en el femenino. De igual forma, los lugares de fijación de los músculos suelen ser más robustos en los hombres, lo cual conlleva un desarrollo muscular generalmente mayor en los hombres.

Pelvis

Tiene una mayor diferencia entre sexos, básicamente en el tamaño, en la forma de la cavidad, en la ilíaca, en el ángulo subpúbico y en las muecas ciáticas mayores.

En el caso de las mujeres, la entrada pélvica suele ser más amplia, así como la totalidad del hueso, lo cual permite el alumbramiento del niño. El llamado sacro de la pelvis femenina se encuentra curvado hacia la parte interna, lo que permite el paso del niño hasta llegar al canal de parto.

Algunos datos interesantes sobre el esqueleto humano

  • El hueso humano más largo es el fémur; su medida es, aproximadamente, un cuarto de la altura de la persona.
  • El estribo tiene el menor tamaño en el cuerpo. Este se encuentra internamente en el oído.
  • Los huesos del cuello de un humano tienen la misma cantidad que los del cuello de una jirafa.
  • La clavícula humana se rompe con mucha facilidad.
  • El cuerpo humano cuenta con más de 230 articulaciones, tanto móviles como semi- móviles.
  • El 14% del peso corporal es representado por los huesos.
  • El fémur es muy fuerte.
  • La sustancia más dura que hay en el organismo es el esmalte de los huesos.

Pensamientos finales

Pensamientos finales

pexels.com

Sin duda el esqueleto es fundamental para el buen estado de salud de las personas. Por ello, debe recibir todo el cuidado necesario para conservarse en perfecto estado.

Últimos tres artículos sobre temas similares:

  1. ¿Qué regalarle a mi novio? Obsequios muy creativos para sorprenderlo
  2. ¿Qué es la teoría del color?
  3. Así llegaron a poblar todo el planeta: ¿cómo se reproducen las bacterias?
Artículo siguiente