¡La ciencia de los aromas! Mitos y verdades sobre el sentido olfativo

¡La ciencia de los aromas! Mitos y verdades sobre el sentido olfativo

Muchos no suelen darle la importancia que merece al sentido olfativo. De hecho es nuestro sentido más desarrollado y sin este seríamos incapaces de captar los aromas o deleitarnos con una deliciosa comida. En este artículo te contaremos absolutamente todo, incluyendo sus partes y funcionamiento.

¿Qué es la nariz?

Qué es la nariz

shutterstock.com

Es el órgano donde comienza todo. A través de este, los aromas son recolectados para posteriormente ser procesados por nuestro cerebro. Cumple tres funciones principales:

  • respiratoria;
  • receptora;
  • captadora.

Está compuesta por un grupo de oquedades, huesos, músculos y piel. Su formación comienza entre las cejas y termina por encima de los labios, en las fosas. Anatómicamente se divide en dos partes principales:

  • externa;
  • interna.

A continuación, explicamos más sobre la nariz y sus partes.

Raíz

Corresponde a la sección nasal que se ubica entre ambas cejas.

Puente

Es la parte inclinada que comienza entre las cejas y termina en la punta nasal.

Ápice

Es la formación nasal que comúnmente conocemos como punta.

Orificios

Son los hoyos por donde el aire atraviesa hacia las formaciones internas nasales.

Alas

Son los pliegues de músculo y piel que rodean los orificios y que se ubican a los lados.

Anatomía nasal interna

Anatomía nasal interna

shutterstock.com

La parte nasal no visible es conocida como “nariz interna”. Está compuesta por un grupo de formaciones que te explicaremos a continuación.

Cavidad

Es un hueco ubicado en una zona del cráneo conocida como “techo”, conformado a su vez por dos huesos:

  • etmoides;
  • esfenoides.

Senos

Son varias oquedades que forman parte de los huesos craneales. Estas, a su vez, se conectan con las fosas.

Vestíbulo

Es el órgano olfativo localizado por detrás de las alas, donde crecen los vellos. Suele estar recubierto de mucosa, que sirve para capturar cualquier partícula del exterior que pueda ser nociva para los órganos olfativos.

Tabique

Es un muro de hueso y cartílago que separa la fosa nasal izquierda de la derecha.

Cornetes

Son formaciones de hueso parecidas a conchas que se encuentran a los lados de los muros nasales. Éstas se mantienen recubiertas de mucosa para atrapar las partículas dispersas en el aire, sirviendo como una especie de segundo filtro. Los cornetes son tres y los explicamos a continuación.

Inferior

Localizado en el hueso palatino.

Medio

Localizado en el hueso etmoides.

Superior

También localizado en el etmoides.

Bulbo

Es un tejido dotado de sensores que permiten captar distintos tipos de dolor.

Mucosa

Es la sustancia viscosa y pegajosa que segregan ciertas glándulas, que atrapan las partículas y agentes patógenos dispersos en el aire que inhalamos.

Influencia de este sentido en el apetito

Influencia de este sentido en el apetito

shutterstock.com

Científicos de la Universidad de California han determinado que juega un papel importante en nuestros hábitos alimenticios. Haciendo experimentos con ratones de laboratorio, lograron determinar que los individuos con un sentido olfativo más desarrollado, suelen sentir más ansiedad al comer, dando lugar a un aumento de la ingesta.

Se cree que lo mismo sucede con las personas obesas, quienes, en su mayoría, suelen disfrutar mucho más del sabor de las comidas, por tener un sentido olfativo bastante desarrollado. Ahora los investigadores están buscando una manera de suprimir temporalmente la capacidad de captar aromas en pacientes con obesidad, para estimular la pérdida de peso sin recurrir a métodos invasivos como el bypass o la manga gástrica.

Datos interesantes

Datos interesantes

shutterstock.com

A continuación enumeramos varias curiosidades sobre el sentido del olfato y sus partes que quizás no conocías:

  1. Existen personas que no son capaces de captar determinados aromas.
  2. El sabor de las comidas sería imperceptible sin el olfato.
  3. Los recuerdos acompañados de determinados aromas suelen permanecer por siempre en nuestro subconsciente. Esto se debe a que las neuronas olfativas se regeneran continuamente y conservan sus enlaces aún después de morir.
  4. Nuestro olor corporal puede indicar si padecemos determinadas afecciones.
  5. Los seres humanos somos la única raza de mamíferos que elimina sus aromas naturales a través del baño y los sustituyen con perfumes que pueden contener feromonas de otras especies.
  6. Las neuronas olfativas son las únicas que poseen terminales abiertos con el medio externo.
  7. La función nasal nunca se detiene. Incluso si dormimos, seguimos oliendo.
  8. Los gemelos desprenden los mismos aromas corporales.
  9. La gran mayoría de los pacientes con Parkinson o Alzheimer ha sufrido de trastornos olfativos en algún momento de su vida.
  10. El 5% de los genes de nuestro genoma está asociado a las funciones olfativas.
  11. En total, existen 14 clasificaciones diferentes para una nariz, de acuerdo a su fisionomía.
  12. Las personas que habitan en zonas de clima frío y muy seco, suelen tener narices alargadas.
  13. Todas las personas perciben los aromas de diferente manera. Lo que es agradable para muchos, puede ser desagradable para otros, y viceversa.
  14. Se estima que poseemos más de 6 millones de neuronas olfativas que permiten la correcta función de la cavidad nasal.
  15. Todavía no existen pruebas de que fumar dañe el olfato. Sin embargo, es un hecho comprobado que los inhalables a base de esteroides pueden causar daños irreparables.
  16. A medida que envejecemos vamos perdiendo nuestras facultades olfativas.
  17. Los perros pueden detectar el cáncer en humanos con sólo olfatearlos.
  18. Desde chicos se nos educa para aprender a identificar los colores. Sin embargo, no se nos educa para identificar aromas. Por esa razón, muchos niños a temprana edad aún no comprenden qué es el olfato ni cómo funciona.
  19. Muchos investigadores creen que en el futuro el hombre será capaz de desarrollar nuevos dispositivos capaces de emular los aromas. Tal vez, dentro de varios años, existan los televisores con olor.

¿Cómo se perciben los aromas?

¿Cómo se perciben los aromas?

shutterstock.com

El sentido olfativo funciona principalmente como un receptor de partículas químicas que se encuentran comúnmente en el aire y que dan origen a los diversos aromas. Cuando dichas partículas son succionadas a través de las fosas, quedan adheridas a la mucosa y se disuelven en una membrana donde se encuentran ubicadas las terminaciones abiertas de los nervios olfativos.

Como resultado, se producen estímulos eléctricos que viajan al bulbo olfatorio y la corteza del cerebro, donde son interpretados.

¿Por qué se dice que este sentido es adaptativo?

¿Por qué se dice que este sentido es adaptativo?

shutterstock.com

En los humanos, los órganos olfativos no se encuentran tan desarrollados en comparación con los animales. Sin embargo, la anatomía nasal ha logrado adaptarse a favor de la supervivencia del hombre. ¿Tal vez se preguntarán cómo?

El ser humano, a pesar de no contar con un súper olfato, es capaz de captar muy bien los malos aromas, incluso encontrándose en muy bajas concentraciones. Esto ha servido para protegernos de ciertos agentes contaminantes que podrían enfermarnos o, peor aún, matarnos. Por esa razón, es muy común que sintamos rechazo o asco ante ciertos aromas potencialmente peligrosos.

El sentido olfativo en los animales

El sentido olfativo en los animales

shutterstock.com

En el mundo animal, el olfato y sus partes juegan un papel primordial en la conservación de las especies. Por ejemplo, algunos animales son capaces de captar el aroma de ciertas sustancias que les permiten saber cuándo aparearse, dónde conseguir alimento o la presencia de un potencial depredador.

En el caso de los insectos, la fisiología olfativa es muy diferente. La percepción de los aromas se lleva a cabo a través de las antenas. Estos animales se comunican por medio de sustancias olorosas conocidas como feromonas, que les indican qué cosas deben hacer.

Entre los mamíferos con mejor sentido olfativo se cuentan el oso polar, capaz de oler a una presa a kilómetros; y el perro, que es capaz de diferenciar un sinfín de aromas diferentes.

Trastornos en el sentido olfativo

Trastornos en el sentido olfativo

shutterstock.com

Algunas veces, la función olfativa puede verse afectada por distintas razones, tales como el envejecimiento y ciertas afecciones. Dependiendo de sus efectos, las enfermedades olfativas pueden clasificarse en cinco grupos principales.

Anosmia

Ocurre cuando se pierde total o parcialmente la percepción, ya sea de manera indefinida o temporal. Esto suele ocurrir mucho durante los resfriados.

Hiposmia

Ocurre cuando nuestra capacidad de captar determinados aromas disminuye. En pocas palabras, nos hacemos menos sensibles a los aromas.

Hiperosmia

Caso contrario a la hiposmia, que da lugar a un aumento de la sensibilidad ante los aromas. Una condición muy común durante el embarazo.

Parosmia

Es un trastorno que da lugar a una mala percepción de aromas. Por ejemplo, una persona puede confundir un mal olor con un olor neutro, y viceversa.

Fantosmia

Ocurre cuando las personas perciben determinados aromas que en realidad no existen. Esta condición es bastante común en personas que padecen de tumores cerebrales.

Si se pierde, ¿se puede recuperar?

Si se pierde, ¿se puede recuperar?

shutterstock.com

Hasta hace poco se creía que las enfermedades olfativas no tenían cura. Sin embargo, médicos han desarrollado un tratamiento que promete mejorar la condición de pacientes que, incluso, han perdido la totalidad de sus capacidades olfativas. Consiste en entrenar al paciente al igual que lo hacen los catadores de vino, incluyendo también sesiones de terapia y rehabilitación.

Se ha determinado que con el tiempo, los pacientes lograr reactivar los enlaces neuronales asociados a la percepción de los aromas.

Últimos tres artículos sobre temas similares:

  1. Composición química del cuerpo humano
  2. Todo sobre músculos. Tipos y su distribución en la anatomía del cuerpo humano
  3. ¿Estrés? Pintar mandalas budistas podría ayudar a tranquilizarte
Artículo siguiente