¿Estrés? Pintar mandalas budistas podría ayudar a tranquilizarte

¿Estrés? Pintar mandalas budistas podría ayudar a tranquilizarte

En tiempos donde el estrés marca la pauta y los suicidios alcanzan cifras de 800 000 personas muertas por esta causa en todo el mundo, según datos de la OMS, técnicas muy sencillas de relajación pueden influir positivamente en el cuidado de la salud mental.

Estos gráficos están muy difundidos actualmente gracias a la admiración que se siente por la cultura y filosofía oriental. Debiendo igualmente su fama al psiquiatra y fundador de la psicología analítica, Carl Gustav Jung, quien en su obra póstuma El Libro Rojo, incluyó diversos diseños de mandalas como parte de su estudio del mundo onírico, en tanto en otra, denominada Psicología y alquimia, recoge el significado de estos diagramas desde la perspectiva tibetana.

¿Qué son mandalas?

¿Qué son mandalas?

shutterstock.com

De origen hindú y relacionadas también con el budismo tibetano, son representaciones del mundo, a través de ciclos circulares repetidos en patrones determinados.

El círculo, significado sánscrito de la palabra “mandala”, representa la perfección y ha sido plasmado en diversas culturas alrededor del mundo, además de la oriental. En todas ellas, representando al universo y sus características. Convirtiéndose así en símbolos de lo sagrado.

Sin embargo, no son únicamente figuras circulares, existiendo también algunas cuadrangulares simbolizando los cuatro puntos cardinales, pero siempre con un núcleo concéntrico.

En relación a esto, Jung indicó que se pueden presentar en formas diversas de la naturaleza y la vida diaria como cruces o flores, todas ellas relacionadas de alguna manera a cuatro ejes básicos, un número importante en la simbología griega, relacionado al tetraktys o triángulo de 10 puntos repartidos de cuatro filas.

Para qué sirven los mandalas

Para qué sirven los mandalas

shutterstock.com

La belleza de estos gráficos no se circunscribe sólo a las formas, incluye también la combinación y tonalidades de colores, emulando los puntos de energía o “chakras” del ser humano, de acuerdo a la filosofía hinduista. Los chakras están identificados con partes del cuerpo relacionados como puntos de energía, a partir de los cuales se puede hacer conexión con el nivel superior.

Sin embargo, a nivel individual, pueden representar también el microcosmos del autor de los mandalas. La predominancia de uno u otro color, determina qué tipo de energía prima en él. Siendo esto, en consecuencia, información personal de quien los ha elaborado, tal como sucede en cualquier obra pictórica.

Siguiendo una vez más a Jung, estas figuras son una representación básica del inconsciente, permitiendo un diálogo entre este y los estados psíquicos del dibujante.

Esto, actualmente es aprovechado por psicólogos entrenados para determinar los perfiles de las personas, a través de su estudio en profundidad.

Significado de los colores en las figuras

Significado de los colores en las figuras

shutterstock.com

Teniendo en cuenta todo esto, se hace necesario conocer las connotaciones de los colores utilizados para pintarlos:

  • El color azul remite a estado de tranquilidad, tolerancia y paz.
  • El naranja refleja positivismo, ambición y perseverancia.
  • Rojo es un color que denota amor, pasión y orgullo. Un mandala de amor es uno en la cual predomina este color.
  • El amarillo significa liberación e inteligencia.
  • El color violeta connota creatividad y misticismo.
  • El rosado personifica la amabilidad y la amistad, también el amor.
  • Verde es un color que alude a la esperanza, sanación y estabilidad emocional.
  • Índigo, relacionado con la inteligencia emocional e intrapersonal, refleja la capacidad de autodescifrarse, entenderse y valorarse.

Mandalas de salud para colorear

Siguiendo a la filosofía budista e hinduista, hacer mandalas conecta con los chakras y la energía universal. Siendo una forma de meditación del individuo, dando la oportunidad de enlazarse con el todo y encontrar la forma de elevarse a sí mismo hacia un nivel superior.

Sin embargo, fuera de los usos espirituales conferidos a la actividad de pintarlos, para las personas también sirve como un ejercicio de salud mental bastante práctico porque es posible distraerse de los problemas cotidianos y concentrarse en lo inmediato, dando espacio para procesar las situaciones que nos afectan y encontrar soluciones creativas.

En esa misma línea se posicionan los autores del artículo “El mandala como herramienta de conocimiento personal”, Margarita Tsering Riera Ortolá y Joan Llobell, ambos profesores de artes plásticas españoles, señalando: “la creación de mandalas tiene también un aspecto terapéutico y hoy en día podemos conocer el valor que tienen estos símbolos como instrumentos de autoconocimiento y exploración personal”. 

Las utilidades de las mandalas para las personas

Las utilidades de las mandalas para las personas

shutterstock.com

Teniendo como referencia todo aquello, podemos concluir que sus atributos pueden alcanzar variadas utilidades a nivel personal para los individuos, siendo algunas de ellas:

  • Artísticas. Dichos gráficos se inscriben dentro de estas expresiones, pueslos diseños para adultos pueden tener efectos decorativos y meramente hedonistas.
  • Educativas. Permiten mejorar la atención y concentración de los niños y adolescentes, tal como lo evidencian diversos estudios realizados al respecto por especialistas educativos.
  • Psicológicas. Las formas de los mandalas de colores en tonos pasteles o vivaces pueden ayudar a identificarse consigo mismo y ante los demás; producen sendos efectos tranquilizantes y terapéuticos para quienes se encuentran en situaciones de estrés, depresión, ansiedad o con problemas de manejo de ira.

Cómo pintar mandalas

Cómo pintar mandalas

shutterstock.com

Esta técnica puede ser usada de diferentes maneras. Los monjes tibetanos por ejemplo, los elaboran a partir de arena de colores, mientras en el mundo occidental es posible pintar a partir de diagramas elaborados por uno mismo, lo que es positivo en materia terapéutica, pues tal como lo decía Jung, es una forma de construirse a sí mismo con estos gráficos; o, a partir de modelos ya preparados por otros.
Sin embargo, en caso de que el dibujo no sea lo tuyo, podrías usarlo como ejercicio para colorear, a partir de los que se encuentran en la red de manera gratuita o comprando libros de mandalas para colorear, los hay en versiones para niños y adultos.
Algunas directrices a seguir para su elaboración,de acuerdo a la utilidad que le darás a esta técnica, son las siguientes:

  • Para un ejercicio de introspección, inicia coloreando de la parte externa hacia la interna.
  • En el caso de la necesidad de expresión, se debe comenzar desde el núcleo de la mandala a colorear hacia el exterior
  • No alternes ambas direcciones si deseas encontrar algún tipo de utilidad psicológica en esta actividad.
  • Los colores y formas a elaborar son de tu exclusiva elección, esto hará del diseño una verdadera expresión personal y artística.

Procura no seguir modas ni hacerlo sólo por pasar el tiempo, piensa que puede ser un ejercicio que te ayude a mejorar el conocimiento sobre ti mismo y te ayude a mostrárselo a los demás. Así que conecta contigo mismo, fija toda tu atención en la tarea y ¡a pintar mandalas!

Últimos tres artículos sobre temas similares:

  1. 12 tipos de vino tinto y sus aportes a tu salud
  2. Catorce trucos científicos para dormir rápidamente
  3. ¿Cómo saber si tienes mal de ojo? Aprende a curarlo
Artículo siguiente