Composición química del cuerpo humano

Composición química del cuerpo humano

Indiscutiblemente el organismo humano es una obra de bioingeniería formidable. Resulta sorprendente ver cómo más allá de nuestra superficial apariencia, podemos hallar todo un sistema celular subyacente, organizado de un modo increíble.

Para comprender mejor el complejo funcionamiento detrás de los aspectos fisiológicos más simples y cotidianos, es necesario saber de qué está compuesto nuestro ser y las sustancias intervinientes en sus procesos.

Átomos, iones y enlaces químicos

Comprender la fisiología, es entender algunos de los principios básicos de la química, pues nuestro organismo se encuentra integrado por un sistema atómico y molecular sumamente complejo.

La correcta interacción de átomos, moléculas e iones, permite el funcionamiento fisiológico. Es bien sabido que el porcentaje de agua en el cuerpo humano ronda el 60%. El preciado líquido se encuentra depositado, en su mayoría, en el compartimiento intra y extracelular.

Aquí también es posible hallar las moléculas orgánicas, responsables de la producción de los bioelementos en el cuerpo humano, como la proteína, los carbohidratos, los lípidos y los ácidos nucleicos; y las moléculas inorgánicas e iones, compuestos de los diminutos átomos dotados de una carga neta.

Los avances científicos le han permitido a los investigadores llegar al fondo de la estructura atómica, para comprender los elementos y compuestos responsables de nuestra vida.

Átomos, iones y enlaces químicos

shutterstock.com

Acerca de nuestra composición

El átomo actúa como la mínima expresión de la unidad de la materia. La relación establecida entre ellos, da lugar a más de 20 elementos químicos, sustancias halladas en nuestro organismo, favoreciendo las funciones esenciales y nuestro bienestar.

Los componentes químicos predominantes en nuestra biología son el oxígeno, el carbono y el hidrógeno, en expresiones de 65%, 18% y 10% respectivamente. La ciencia descubrió cómo en las personas adultas saludables es posible hallar más de 60 ejemplos de elementos químicos, muchos de ellos suplementarios y otros tantos vitales.

Nuestro cuerpo funciona adecuadamente gracias a la inteligencia celular. Estas son las unidades vivas mínimas y en su composición es posible encontrar a las moléculas orgánicas, como las que integran al ADN.

El trabajo realizado por las moléculas orgánicas es crucial, pues sobre ellas recaen numerosas tareas, como el control de las reacciones químicas, la reproducción celular y su transmisión adecuada mediante las cadenas celulares.

Si te preguntas qué son los bioelementos, hallarás la respuesta en el trabajo molecular orgánico. Estos grupos propician la creación de elementos del cuerpo humano fundamentales para la formación de biomoléculas.

Acerca de nuestra composición

shutterstock.com

Detalles sobre nuestra composición química

La importancia de los elementos químicos para los seres vivos está asociada a una serie de funciones vitales. En el caso de los humanos, podemos encontrar numerosas sustancias de esta categoría, cuya cifra está por encima de los 20 componentes, mínimo.

Muchos de esos elementos en el organismo intervienen en procesos vitales, como lo hacen el oxígeno, el carbono y el hidrógeno, mientras otros cumplen una labor secundaria, por eso es importante distinguir cuáles elementos químicos son importantes para un buen funcionamiento de nuestro cuerpo.

Por ejemplo, la función del carbono en el cuerpo humano es crucial, así como lo es en el resto de los seres vivos.

Detalles sobre nuestra composición química

shutterstock.com

Oxígeno (65%)

Este elemento químico es un gran protagonista. La función del oxígeno en el cuerpo humano es básica, pues, entre otras cosas, se une al hidrógeno para dar origen al agua responsable de la presión osmótica y la regulación de nuestra temperatura corporal.

Unido a grasas y carbohidratos, el oxígeno en el cuerpo humano aporta energía. Lo tomamos del aire, pero también es posible extraerlo del agua y los alimentos.

Carbono (18%)

Este átomo es la clave de la composición química de los seres vivos. Los enlaces constituyentes de las cadenas de átomos de carbono se producen y disuelven con gran facilidad, todo lo cual trae como consecuencia numerosos procesos químicos en los seres vivos.

Gracias al carbono en el cuerpo humano, obtenemos nuestra principal fuente de energía y se ubica detrás del oxígeno en importancia para la realización de funciones vitales.

Hidrógeno (10%)

El hidrógeno en el cuerpo humano interviene en la formación de agua. Este líquido, que se encuentra en la mayoría de los casos dentro y fuera de la estructura celular, es indispensable para nuestra existencia.

Nitrógeno (3%)

Las moléculas orgánicas contienen este componente, uno de los elementos químicos que intervienen en la creación de proteína. Nos abastecemos de nitrógeno en el cuerpo humano mediante el consumo de vegetales y carnes.

Calcio (1.5%)

Podemos encontrar este mineral en gran cantidad, debido a su importancia vital. No sólo garantiza la salud de nuestro sistema óseo y dentición, también actúa como un regulador de proteína, por eso se incluye en el grupo de los elementos biogenésicos, junto al magnesio, el potasio y el fósforo.

Calcio

shutterstock.com

Fósforo (1%)

Provee a las células de energía debido a su presencia predominante en las moléculas de ATP. Al igual que el calcio, este mineral también cumple una función valiosa en el cuidado de nuestros huesos

Potasio (0.25%)

El potasio es uno de los elementos químicos más importantes, por eso, cuando sus niveles bajan resentimos su ausencia manifestando molestos síntomas, como fatiga y mareos.

Este mineral se encuentra en un nivel químico reducido, pero no es menos importante, pues regula los latidos de nuestro corazón e interviene en la reacción eléctrica de los nervios.

Azufre (0.25%)

Puede encontrarse el azufre en el cuerpo humano en los aminoácidos e interviene en el procesamiento de la proteína, para obtener los máximos beneficios.

Sodio (0.15%)

Este mineral tiene una importante participación en las funciones de nuestros nervios, por eso es considerado un electrolito imprescindible. Adicionalmente, interviene en la regulación del agua en el organismo.

Cloro (0.15%)

Al cloro en el cuerpo humano lo hallamos en forma de cloruro. Mantiene regulados los líquidos, y tal y como ocurre con el sodio, cumple funciones de electrolito.

Cloro

shutterstock.com

Magnesio (0.05%)

Desempeña un papel esencial en el sistema muscular y óseo. Su participación en las reacciones metabólicas es clave, por eso se recomienda el consumo de alimentos que lo contengan en importantes cantidades.

Hierro (0.006%)

Interviene en las funciones metabólicas de todos los seres vivos. Lo podemos hallar en la hemoglobina y allí cumple una labor primordial, canalizando el oxígeno en las células rojas de nuestro torrente sanguíneo.

Otros elementos químicos

En menor proporción es posible encontrar otros elementos químicos. En ciertos casos, la función que cumplen algunos de ellos aún es desconocida por la ciencia. Podemos mencionar:

  • aluminio;
  • cobalto;
  • cobre;
  • flúor;
  • estroncio;
  • litio;
  • manganeso;
  • plomo;
  • silicio;
  • yodo;
  • zinc.

Últimos tres artículos sobre temas similares:

  1. Todo sobre músculos. Tipos y su distribución en la anatomía del cuerpo humano
  2. ¿Estrés? Pintar mandalas budistas podría ayudar a tranquilizarte
  3. 12 tipos de vino tinto y sus aportes a tu salud
Artículo siguiente