12 tipos de vino tinto y sus aportes a tu salud

12 tipos de vino tinto y sus aportes a tu salud

Para disfrute de los amantes de la enología, existen en el mundo tantas clases de vinos como variedades de uva, sin contar las posibilidades de hacer deliciosas combinaciones entre las cepas, para dar lugar a varietales y otras ediciones de gran sabor y exclusividad.

Muchas personas se aproximan al universo de esta bebida por curiosidad, placer o, incluso, gracias a sus numerosos aportes a la salud, por eso presentamos una guía completa en la que abordamos todo sobre el vino tinto, desde las principales regiones en las cuales se produce, las características de sus diversos sabores y otras curiosidades

Los vinos más deliciosos

La producción vinícola está difundida por buena parte del mundo. Descollan en materia de elaboración de vinos, naciones como España, Italia y Portugal, sin mencionar las buenas cosechas que podemos encontrar en la costa oeste de los Estados Unidos y el Cono Sur.

La clasificación de los vinos es bastante extensa, partiendo de atributos esenciales como su color, la procedencia de la cepa, el tiempo de maduración de la uva y las posibles mezclas realizadas por expertos en viticultura, para dar lugar a variedades más gustosas y apreciadas.

Los vinos más deliciosos

shutterstock.com

Cabernet Franc

Cuando tratamos de elaborar una lista de tipos de vinos tintos, hay al menos una docena de cepas destacadas por su popularidad, su sabor y fragancia, y la amplia tradición vinícola que representan. El Cabernet Franc es definitivamente uno de ellos.

Se incluye en la clasificación de vinos tintos como uno de los integrantes de la triada esencial denominada Bordeaux Blend, junto al Cabernet Sauvignon y el Merlot. En comparación con sus primos, es una bebida más tánica y terrosa. Cuando se produce en zonas cálidas, se distingue por sabores evocadores a las violetas y los arándanos, además de un aroma a café tostado.

Sangiovese

Una bebida radicada en Italia, para ser más exactos en la región de la Toscana. En múltiples oportunidades han tratado de producir el Sangiovese fuera de la nación mediterránea con resultados poco afortunados, siendo uno de los más aceptables el procedente de Washington.

Su sabor es muy ácido y se caracteriza por una tonalidad clara. El sabor recuerda a la cereza, el anís y el tabaco. Se incluye en las mezclas Super Toscan, junto a otros vinos como el Cabernet Sauvignon, y va muy bien como acompañante de la gastronomía mediterránea.

Sangiovese

shutterstock.com

Cabernet Sauvignon

La posibilidad de cultivar esta cepa en todo el mundo, da al Cabernet Sauvignon una enorme popularidad. Sus uvas principales proceden de Burdeos y el Valle de Napa. Se caracteriza por ser una bebida densa, oscura y con un indiscutible sabor a cerezas negras y grosellas.

El Cabernet Sauvignon suele mezclarse en Burdeos y Toscana con diferentes tipos de vinos para suavizar sus taninos. Lo distingue un aroma a roble inolvidable y es considerado, por muchos viticultores, como un producto emergente de las bodegas de culto.

Gamay

Esta bebida joven y de sabor vibrante se caracteriza porque su producción es realizada mediante la uva de beaujolais, en Francia. Se encuentra entre los tipos de uva para vino tinto que cuenta con un agradable sabor a fresas, frambuesas y cerezas dulces.

El Gamay pasa por un proceso de maceración carbónica y uno de los ejemplos más famosos de esta cepa francesa es el Beaujolais Nouveau.

Gamay

shutterstock.com

Zinfandel

La ascendencia de esta especie se remonta a Croacia. Luego la uva prosperó maravillosamente en California y en la actualidad su producción se ha extendido a toda la costa oeste de los Estados Unidos, Australia e Italia.

El Zinfandel es muy versátil y numerosas bodegas han sabido añadir su toque personal, así pues Mendocino tiene una versión distinguida por su rusticidad, el Dry Creek Zinfandels despunta por su sabor a frambuesa y guiños picantes, y el Napa es muy lujoso, con gusto a cerezas negras.

Syrah

Este vino tinto espumoso y de color intenso surgió en California y en Washington. Posteriormente su cultivo se trasladó a Australia, donde goza de muy buena reputación. El Syrah es considerado uno de los licores de este tipo más picantes y deliciosos.

Las versiones más extraordinarias de la uva que componen al Syrah se obtienen en el norte del Ródano, en Francia.

Syrah

shutterstock.com

Nebbiolo

El Nebbiolo es un piamontés de pura cepa. Su origen italiano está tan arraigado a Barolo, Barbaresco y Gattinara, que intentar una buena cosecha en otras latitudes, es misión casi imposible.

Esta bebida se incluye entre los grandes vinos tintos de todo el mundo y aunque existen algunas versiones californianas, no gozan de merecida calidad.

Mourvèdre o Mataro

El Mourvèdre, también conocido como Mataro, es muy popular en Europa, especialmente en Francia y España. Algunas plantaciones viejas permanecen en California y en Australia, y de ellas se obtiene una bebida de indudable calidad.

En cuanto a sabor, este vino evoca a frutas y a cerezas, con una chispa picante y una consistencia de cuerpo medio. En ciertas ocasiones lo podemos encontrar en mezcla junto al Syrah y el Garnacha.

Garnacha

Se ha ganado merecidamente el título de ser uno de los mejores en España y Australia. Su uva madura tempranamente, aportando sabores afrutados y picantes de un alto contenido alcohólico. Algunos lo comparan con el Syrah, considerándolo una versión menos intensa.

Garnacha

shutterstock.com

Merlot

Se cuenta entre los tipos de vinos más populares del mundo y su fama emergió a comienzos de la década de los noventa. Sin embargo, el Merlot se vio perjudicado por la proliferación de muchas opciones procedentes de esta cepa elaboradas con una dudosa calidad: insípidos, acuosos y débiles.

Si se trata de buscar el mejor Merlot, lo hallarás en Burdeos, aunque su producción en Washington prospera con muy buenas expectativas, obteniendo como resultado un vino robusto, de gran sabor y consistencia. Esta bebida es la acompañante ideal de las carnes rojas.

Pinot Noir

Odiado y amado por los enólogos, el Pinot Noir es la cepa más impredecible. Se incluye dentro de la categoría de los vinos tintos suaves, gracias a su delicadeza etérea y sus generosos taninos.

La uva procede de Borgoña, pero incluso ahí puede ser frágil. El Pinot Noir es usado con frecuencia en la composición de champagnes y espumosos. Por sí solo lo podemos encontrar muy bien en varietal puro.

Malbec

Corresponde a la variedad de vinos de mayor popularidad en la Argentina. Su uva procede de Burdeos y su proceso de envejecimiento se lleva a cabo en barricas de roble. Es una de las bebidas de este tipo más fáciles de beber y sus mejores varietales provienen de California y Washington.

Malbec

shutterstock.com

Los beneficios que el vino tinto aporta a tu salud

No basta con su delicioso sabor o aroma, los vinos tintos también se caracterizan por ser una bebida con enormes beneficios para nuestra salud. Por siglos, su consumo ha estado asociado con el cuidado del sistema circulatorio, además de reducir el estrés oxidativo y mejorar nuestras funciones cognitivas.

En la actualidad, lo podemos encontrar en la lista de superalimentos, gracias a los efectos antioxidantes de compuestos como la quercetina y el resveratrol.

Mejora la salud de tu corazón

Sus polifenoles, el resveratrol y la quercetina tienen propiedades cardioprotectoras. El consumo moderado de vino ralentiza la aparición de la arteriosclerosis, reduce la mortalidad cardíaca y protege las células del corazón, además de relajar nuestras arterias y prevenir la hipertensión.

Reduce la obesidad y previene el sobrepeso

El piceatannol que encontramos en el vino tinto, bloquea la capacidad de las células adiposas inmaduras de desarrollarse y crecer, inhibiendo la adipogénesis. Altera las funciones de la insulina durante el proceso metabólico de células grasas, destruyéndolas.

Reduce la obesidad y previene el sobrepeso

shutterstock.com

Mejora los niveles de colesterol

El consumo de esta bebida aumenta la presencia del colesterol HDL en el torrente sanguíneo, conocido por ser una grasa beneficiosa para las funciones de nuestro organismo. Este efecto lo podemos presenciar especialmente en las mujeres posmenopáusicas.

Ayuda en el control de la diabetes

Los polifenoles inhiben a la enzima responsable de la absorción de la glucosa, además de actuar sobre la enzima pancreática responsable de la descomposición del almidón. Retrasa el paso de la glucosa por el intestino delgado y su incorporación al torrente sanguíneo, disminuyendo el riesgo de diabetes.

Previene la aparición del Alzheimer

Considerado uno de los principales alimentos que integran la dieta mediterránea, el vino tinto tiene formidables efectos en la prevención del deterioro cognitivo. Funciona como un neuroprotector, reduciendo el estrés oxidativo y las inflamaciones.

Consideraciones finales

El vino tinto es una bebida capaz de proporcionarnos, a partes iguales, placer y bienestar. Los numerosos antioxidantes que lo componen, benefician numerosas funciones de nuestro cuerpo, en especial aquellas asociadas con el corazón.

La quercertina previene contra:

  • infecciones;
  • fatiga;
  • artritis;
  • alergias;
  • trastornos relacionados con los ojos;
  • trastornos en la piel;
  • cáncer;
  • úlceras estomacales;
  • gota.

Así que si deseas disfrutar de todos estos beneficios y tener un instante de disfrute, escoge la cepa más adecuada a tu paladar y consúmelo con moderación. ¡No te arrepentirás!

tipos de vino tinto y sus aportes a tu salud

unsplash.com/zachariah-hagy/wnews

Últimos tres artículos sobre temas similares:

  1. Catorce trucos científicos para dormir rápidamente
  2. ¿Cómo saber si tienes mal de ojo? Aprende a curarlo
  3. Japón y su cultura. Conoce más de sus costumbres y tradiciones
Artículo siguiente