Los rábanos, ¡muy buenos para tu hígado y vesícula!

Los rábanos, ¡muy buenos para tu hígado y vesícula!

Color y nutrición son las características más atractivas de este increíble tubérculo orgánico. Fuente de vitaminas y minerales, los rábanos, además de ser verduras comestibles utilizadas en ensaladas, sopas, purés y guisos, poseen propiedades diuréticas, digestivas, antioxidantes, antimicrobianas, inmunoestimulantes, expectorantes, anticancerígenas, antiinflamatorias y depurativas; todas ellas son maravillosas para tu hígado y vesícula biliar. 

¿Qué son los rábanos?

Son vegetales comestibles cultivados ampliamente alrededor del mundo sin tener temporadas definidas, pues germinan durante todo el año. Conocidos por sus beneficios sobre el organismo, aportan minerales, vitaminas y fibras, y, entre sus múltiples usos, se pueden preparar crudos, en ensaladas, o cocidos, de forma fácil, práctica y deliciosa. 

Valor nutricional de los rábanos

Es común aprovechar las hojas del rábano para hacer infusiones. Si quieres consumirlas, es importante que te asegures de que sus hojas sean de color verde intenso, algo que garantizará su frescura. Si se padece de úlceras gastroduodenales o de gastritis es mejor no comerlo crudo sino hervido. Además, la piel de este tubérculo posee la mayor proporción de nutrientes y su centro carnoso se puede licuar, freír o hervir.

Rábanos acostado en la mesa de madera

pixabay.com

La importancia de consumir rábanos de forma regular

Si pescaste un fuerte resfriado y te sientes debilitada, consumir un poco de jarabe de rábano casero te ayudará a soltar la flema y mejorar el funcionamiento de tu sistema inmune. Con este objetivo,  solamente debes mezclar una cucharada de rábano negro fresco rallado, una cucharadita de miel de abeja y media cucharada de clavo de olor molido y consumirlo unas tres o cuatro veces al día. 

El rábano es un buen antiséptico

Esta hortaliza limpia el organismo de agentes microbianos; sus propiedades antisépticas limpian todo el tracto gastrointestinal. Esto lo hace el perfecto aliado contra  diversas patologías asociadas al sistema respiratorio, como la bronquitis, y los problemas en la piel, como eccemas o acné.

Facilita la digestión

Recientes evidencias demuestran cómo el intestino es un órgano esencial en la salud humana, ya que este interviene en la formación de las relaciones con todos los órganos, incluyendo el cerebro. Con el fin de que que el sistema digestivo pueda funcionar de forma adecuada, es vital conservar la diversidad microbiana con una dieta rica y sana. Entre las características del rábano, encontramos que posee alto porcentaje de agua y fibra, lo cual es elemental para normalizar la flora intestinal y combatir el estreñimiento, facilitando la digestión. 

Un tesoro de nutrientes

Rábanos entre vegetales

pixabay.com

Entre los nutrientes del rábano  encontramos un alto aporte de yodo, potasio, magnesio, hierro, zinc, fósforo y calcio. Por todas sus características se convierte en el perfecto antioxidante para nuestras células, combate los radicales libres y nutre el cerebro y el sistema nervioso central. Ayuda a bajar las calorías y fortalecer los huesos, facilita la digestión, mejora las úlceras, activa la producción de bilis, favorece el funcionamiento de la tiroides, el drenaje de la vesícula biliar y el intestino; y, además, purifica el cuerpo barriendo las toxinas y estimulando la diuresis. Combate la fiebre y el estreñimiento, y es utilizado con el objetivo de tratar infecciones urinarias de todo tipo.

Un aliado natural para la salud de tu hígado y vesícula

Existen infinitas razones que lo hacen  un aliado natural. A nivel terapéutico, el rábano negro estimula la contracción continua y el vaciamiento de la vesícula, la producción de bilis y el drenaje y depuración del hígado. Por esta razón es considerado un alimento hepatoprotector por excelencia, ampliamente empleado en personas con trastornos digestivos e insuficiencias hepatobiliares o desórdenes biliares. 

Es diurético

El llamativo rábano blanco posee tantas propiedades diuréticas que es comúnmente utilizado como tratamiento de los  problemas en el tracto urinario, evitando, con su uso, las infecciones y cualquier tipo de toxicidad en la sangre. A medida que lo incluyas en tu comida regular, notarás su efecto positivo inmediato sobre la hinchazón y los problemas para orinar, como la sensación de ardor e inflamación. 

Previene el cáncer

cinta rosada contra el cáncer

pexels.com

Fruto de décadas de estudio, los expertos aseguran que existe una relación directa entre los alimentos y el cáncer. Por su parte, comer verduras y frutas orgánicas en una proporción de 400 g. al día y hacer ejercicio constante puede reducir en un 40% el riesgo de cáncer. En este sentido, las propiedades del rábano pueden utilizarse como medicina natural,  la cual aumenta las defensas,  limpia y purifica el organismo, y facilita la expulsión de cálculos renales, biliares y el drenaje del hígado. Por ende, un buen vaso de jugo de rábano en ayunas te ayudará a combatir directamente el cáncer del sistema digestivo, ya sea en la boca, el estómago, el intestino, el colon y el riñón. 

Recomendable para los asmáticos

Su consumo alivia el dolor de pecho, combate el asma, la bronquitis y la sinusitis, y mejora la irritación de garganta y nariz, pues desinflama y descongestiona las vías aéreas.

Combate las enfermedades cardiovasculares

Hay una frase muy famosa que dice “Al César lo que es del César y al corazón lo que es del corazón”, por esta razón, es vital recordar y cuidar a este órgano clave de nuestro sistema circulatorio. El potasio presente en este vegetal mantiene la frecuencia cardíaca estable constantemente, controla la presión arterial y sus flavonoides estimulan la circulación sanguínea.

cardiografía

pexels.com

Fuente de fibra

El remedio natural para bajar y controlar el peso frenando el deseo incontrolable de comer se halla en los alimentos ricos en fibra. Este vegetal es un alimento que, además de ser rico en fibra, es libre de calorías, por lo que, al ser ingerido, actúa a nivel intestinal y disminuye la absorción de grasa; también mejora el estreñimiento. 

Si quieres aportar valor a tu dieta, la receta estrella del rábano para adelgazar consiste en utilizar 125 g. de rábanos, tres limones y tres cucharadas de miel de abeja. Luego, en una licuadora, mezcla bien el rábano con los limones en rodajas hasta formar una pasta homogénea. Posteriormente, agrega las tres cucharadas de miel y coloca el contenido en un bol; llévalo directamente al refrigerador. Es recomendable beber una cucharada antes del almuerzo y una antes de la cena durante dos semanas, todos los días.

Ayuda a tener una piel hermosa y sana

¿Deseas tener una piel limpia, suave y lozana? Los rabanitos, aunque mucho más pequeños en tamaño, no dejan de poseer nutrientes increíbles que mantienen tu piel totalmente sana, debido a que aportan propiedades altamente beneficiosas para la salud. Estos son ricos en colágeno y, por ende, refrescarán y mantendrán tu piel en un estado óptimo;  además, fortalecerán tus uñas y dientes. Mezclar su raíz en polvo con avena y crema agria, a modo de mascarilla, dos veces por semana, te ayudará a desvanecer todo tipo de pecas.

Receta de jugo de rábano para cuidar tu hígado y tus digestiones 

 jugo de rábano en frascos

pexels.com

Si quieres disfrutar todos sus beneficios nutricionales, simplemente licúa dos rábanos picados en rodajas en una licuadora y luego mézclalos junto al jugo de una naranja. Esto estimulará tu vesícula biliar, depurará tu hígado, limpiará tu sangre y te aportará un plus por su alto contenido de azufre orgánico. Su consumo regula los triglicéridos y el colesterol. No dudes utilizarlo en tus recetas cotidianas  y compartir tu opinión.

rábanos para higado y vesicula

unsplash.com/markus-spiske/wnews

Últimos tres artículos sobre temas similares:

  1. Semillas de sésamo: ¡sus 11 propiedades deseables para la nutrición y la salud del cuerpo!
  2. Conoce cuáles son los beneficios de la sandía - ¿Cuáles son las propiedades de la sandía?
  3. Alimentación verde. Tipos de legumbres que debes incluir en tu dieta
Artículo siguiente