Cómo quitar el óxido de tus herramientas y otros objetos

Cómo quitar el óxido de tus herramientas y otros objetos

La exposición al viento y la humedad promueve la formación del metal oxidado, deteriorando paulatinamente las piezas y herramientas en el hogar. El problema con la aparición de esta corrosión no repercute sólo en la vida útil de nuestros utensilios, también puede propiciar la aparición de reacciones alérgicas en el usuario.

Es de suma importancia optar por el mantenimiento de las piezas oxidadas antes de que el problema avance demasiado. Para eso hay métodos muy sencillos, capaces de aportar resultados excelentes.

Limón

Esta fruta es conocida como un buen removedor de óxido, pues su ácido cítrico, además de sus aceites esenciales, actúan sobre las superficies deterioradas, removiendo este compuesto químico.

¿Cómo utilizar?

  1. Inicia el procedimiento espolvoreando sal sobre el fierro oxidado o cualquier otro elemento a tratar. Frota medio limón sobre la superficie.
  2. Si deseas eliminar manchas de una prenda de vestir, bastará sumergirla en agua caliente y añadir al remojo rodajas de la fruta cítrica.

Utensilios oxidados

unsplash.com

Removedores comerciales

Quitar óxido del metal es sumamente sencillo, si se emplean removedores químicos adquiridos en tiendas especializadas. Lo más aconsejable es comprar estos componentes en establecimientos en los cuales sea posible pedir un poco de asesoría técnica, al menos describir la pieza a tratar, sólo así podrás obtener los resultados deseados a corto plazo.

¿Cómo utilizar?

  1. Por lo general, estos líquidos diseñados para combatir la oxidación del hierro exigen el despiece de la herramienta y sumergir cada parte en la sustancia indicada.

  2. El tiempo del tratamiento, así como el uso de algún utensilio para frotar cada objeto, dependerá de las indicaciones del producto.

Vinagre

Si tienes dudas sobre cómo quitar el óxido del metal, hallarás en esta sustancia un buen aliado. El vinagre hace maravillas en el hogar, por esta razón se le suele usar con suma frecuencia en las labores de limpieza y desinfección. 

¿Cómo utilizar?

  1. Basta sumergir la pieza a tratar en un recipiente lleno de vinagre. Si quita óxido menos denso, será necesario una noche de remojo. Para un tratamiento más pesado, se requerirá más tiempo.
  2. El objeto oxidado se frota o lija, removiendo así el compuesto inorgánico de su superficie.

El vinagre de manzana es más efectivo

unsplash.com

Consideraciones

El vinagre blanco no es precisamente el más eficaz para este tratamiento. Suele usarse vinagre de manzana u otras sustancias, como alcohol o amoniaco.

Melaza

Este extracto tomado de la caña del azúcar es muy eficaz en la preparación de efectivos remedios caseros, pero también puede transformarse en un excelente líquido para quitar el óxido. 

¿Cómo utilizar?

  1. Tal y como ocurre con el vinagre, el objeto se remoja en una solución hecha a partir de una taza de melaza y dos litros de agua.
  2. Basta sumergirlo por una noche y lavar muy bien al día siguiente.

Vinagre de manzana

Esta sustancia es la respuesta ideal a cómo quitar óxido del metal. Sus ácidos son muy efectivos al remover la herrumbre y superficie corrosiva de algunas herramientas o utensilios.

¿Cómo utilizar?

  1. Se emplea al igual que la melaza y el vinagre convencional. Sumerge el objeto o el tornillo oxidado en un recipiente lleno de vinagre de manzana. El líquido debe cubrir por completo la pieza.
  2. Si el deterioro no es muy avanzado, una noche bastará, de lo contrario, deberás aplicar el tratamiento por más días, hasta disolver las manchas.

La papa contiene ácido oxálico

unsplash.com

Papa cruda

Si tienes en casa algunas cosas metálicas en deterioro y deseas encontrar un método casero sencillo, económico y eficaz para repararlas, la papa puede ser muy efectiva. Este vegetal está compuesto de una sustancia llamada ácido oxálico, así pues, lo único necesario es frotar las piezas deterioradas usando un trozo del tubérculo, verás resultados muy rápido.

¿Cómo utilizar?

  1. Debes pelar la papa, rallarla y frotar sus trozos sobre el aluminio oxidado o cualquier otro elemento a reparar.
  2. Algunos expertos recomiendan acompañar el tubérculo de otras sustancias igual de eficaces en la remoción de corrosión, como el bicarbonato de sodio o el vinagre de manzana.

Papel de aluminio

Cómo quitar el óxido del metal mediante el uso de otro producto derivado del metal: pues muy simple, empleando papel de aluminio. Un trozo de este envoltorio industrial puede dejarte sorprendido por su gran utilidad.

¿Cómo utilizar?

  1. Corta el papel de aluminio en trozos pequeños e introdúcelo en agua. 
  2. Frota enérgicamente la pieza a mejorar con este envoltorio metalizado. Notarás de inmediato la reducción de la corrosión y un aumento en el brillo.

Previene el óxido

unsplash.com

Fuego

Quizás este sea el método más riesgoso a aplicar, especialmente si el tratamiento se hace en casa. Necesitarás someter las piezas a mucho calor, cerciorarte de que no corren el riesgo de deformarse en altas temperaturas y de que no están recubiertas de líquidos o pigmentos inflamables.

¿Cómo utilizar?

  1. Calienta las piezas hasta que estén al rojo vivo.
  2. Retira de la cámara de calor o el horno y golpea usando una herramienta que no las deforme. Protege tus manos para no sufrir accidentes.

Desarmar y lavar    

El despiece es el método más efectivo para remover eficazmente la sustancia oxidativa hasta de los lugares menos pensados.

¿Cómo utilizar?

  1. Basta desarmar el objeto y sumergir cada parte en un recipiente con vinagre de manzana, melaza o alguna sustancia química para tratar piezas metálicas.
  2. Sigue las instrucciones como hemos estado apuntando, dependiendo de la sustancia que escojas para remediar el problema.

Últimos tres artículos sobre temas similares:

  1. Beneficios de las flores y plantas en decoraciones para trabajo
  2. 5 objetos que debes sacar de tu hogar para alejar las malas energías
  3. Aprende estos cinco modos naturales para saber cómo blanquear la ropa
Artículo siguiente