La salvaje historia de una pareja que tuvo que demostrarle al mundo que su amor es el mismo que el de otros

La salvaje historia de una pareja que tuvo que demostrarle al mundo que su amor es el mismo que el de otros

Una boda siempre es motivo de alegría y felicidad para los contrayentes, sus familiares y amigos.

Es una fecha inolvidable a la que anteceden los preparativos, las invitaciones, la iglesia… Todo es agotador, pero quedan hermosos recuerdos, fotos y videos para los años futuros.


La historia de hoy ocurrió en Guerrero, estado de México, en mayo de 2019.

Una pareja de novios celebraron su boda en medio de la algarabía de los familiares, amigos y allegados en un local que acondicionaron especialmente para ello.

Por supuesto que las fotografías no podían faltar para inmortalizar aquel momento.


Lejos estaban de imaginar que al compartirlas se harían virales, y que traerían consigo una serie de comentarios negativos que luego, afortunadamente, fueron aclarados.

En las imágenes se observaba a la novia dando un beso a su esposo quien se ve claramente como un niño.


Los comentarios no se hicieron esperar y le indicaron que aquello era algo inusual y lo calificaron hasta de indebido.


La mayoría se preguntaba cómo se había permitido aquello y dónde estaban los padres del novio que habían dejado que se llevase a cabo la boda.


La realidad era algo muy diferente a la opinión que los usuarios de las redes creían.

La pareja aclaró que el joven tiene 19 años, y por alguna circunstancia genética su crecimiento no fue igual que el resto de los chicos.

Esa es la causa de que, a pesar de ser ya un hombre, aparenta ser un niño de unos 9 o 10 años de edad.


No tenían ningún impedimento legal para contraer matrimonio y así lo hicieron.

No todo lo que parece, es. Esta pareja de enamorados cumplieron con su sueño de casarse con el propósito de estar juntos y formar una familia.


Luego de aclararse la situación, muchas personas los felicitan y celebran el hecho de que no se tomen en cuenta las características físicas de las personas sino sus sentimientos.

Queda demostrado que cuando hay amor verdadero, todo pasa a un segundo plano.

¡Felicidades a los esposos!

Artículo siguiente